lunes, 12 de octubre de 2009

Moon

Dir. Duncan Jones
Act. Sam Rockwell y Kevin Spacey (la voz del robot)












Así en la luna como en la Tierra
Magnífica demostración de que no hacen falta 55 millones de euros para hacer una gran película, ni que hay que dejarse embaucar por cantos de sirena sobre el valor de las grandes producciones de romanos, es un decir, Moon demuestra mucho talento, mucha sencillez al narrar y un aprovechamiento óptimo de los recursos, incluido el actorazo que es Sam Rockwell.
Una historia muy bien contada que ilustra a la perfección lo que hacen con todos nosotros las corporaciones y todo su aparato propagandístico. Y no diré más... Sólo que hay que ir a verla, aunque durará algo más en las pantallas por el premio a la mejor película otorgado en Sitges. Un pero en el final endulzado y en el papel del robot, demasiado plano.
Claro que al director le ha tenido que ayudar el ser hijo de David Bowie... O no, porque escuchar de adolescente a tu padre cantar vestido de loca galáctica, eso de Ground control to Mellotron, tiene que dejarte muy perjudicado.
alfonso

No hay comentarios: