sábado, 17 de septiembre de 2016

Sparrows Gorriones

Vikingos y gominolas










Dir. Rúnar Rúnarsson
Act. Atli Oskar Fjalarsson, Raquel BJörk, Rade Serbedzija...
Islandia, Dinamarca, Croacia, 2015 99 minutos

Vikingos y gominolas
Para vivir en una isla cercana al círculo polar ártico con menos árboles que Almería, y trabajar en la pesca del bacalao y en su procesamiento en un pueblo de diez habitantes y un perro hay que ser vikingo y militar de tal. Eso viene a significar alcohol, casero y del otro, alguna droga para variar, sexo triste y mucha camaradería masculina en plan Thor y el Walhalla.

Si tienes la desgracia de salir sensible por esas latitudes, ser adolescente y que tu madre se vaya a Angola con su segundo marido tienes ante ti un negro panorama. Ya nos lo advierten desde el primer fotograma con el canto del muchacho con maneras de castrato

Con esos mimbres ha ganado un montón de premios, entre ellos San Sebastián 2015, pero es previsible, roma y gélida como un glaciar en invierno. Cumple para premios en que brille la mediocridad y se busque eso que en Cannes llaman Un certain regard, una cierta mirada, mejor todavía si es de tierras exóticas.

El gorrión común es una ave adaptable y poco exigente en lo que al hábitat y a la alimentación se refiere; este habitante de pueblos, ciudades y caseríos es, sin embargo, un comensal directo del hombre y, por tanto, depende estrechamente de nuestras actividades para sobrevivir. Seo Bird Life

alfonso

viernes, 9 de septiembre de 2016

Masaan

La generación antiBollywood
Dir. Neeraj Ghaywan
Act. Rich Chaada, Sanjay Mishra, Vicky Kaushal...


India, 2016, 103 minutos
















La generación anti Bollywood
Situada en la ciudad sagrada y corazón del hinduismo como ejemplo de todo lo bueno y lo malo de una India tradicional, uno de los nuevos directores indios, Neeraj Ghaywan junto con Deepa Metha realizan películas sinceras y sencillas sobre los problemas del gigante asiático, con el tradicionalismo y la religión como maldición eterna.

Guionista de la inolvidable Agua, de la citada directora e ingeniero de profesión se ha lanzado a hacer cine abjurando de esa imbecilidad que tanto gusta por estos pagos,- sobre todo a Podemitas ignorantes y alcaldesas gagás, perdón por la redundancia-, que es Bollywood, la quintaesencia del horterismo indio, como si a los indios les gustase Bisbal como representante genuino del exotismo hispano.

Magnífica fotografía en tonos cálidos que puede incluso, a base de filtros, con los cielos quemados y contaminados de esa ciudad trampa que es Vanarasi, una de las sagradas de la humanidad junto con Roma, Jerusalen, La Meca y Las Vegas y otros pozos de superstición e hipocresía.

La primera vez, hace 30 años subí de los ghats espantado, la segunda y tercera los contemplé con profundo desagrado en una ciudad sitiada por el fundamentalismo musulmán que pugnaba con ventaja con el incipiente induista alimentado por el partido ahora en el poder, el Bharatiya Janata.

La cuarta no salí del hotel y preferí escribir una pieza, Vanarasi, ciudad oscura, y brindar por los incinerados a distancia y con una cerveza.
alfonso

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Malick vuelve a la carga


El árbol del tiempo

Documental (o no), sigue la línea trazada en El árbol de la vida, con más énfasis, si cabe, en los conceptos heideggarianos de ser y tiempo. Del sentido del ser íntimamente vinculado al tiempo y moviéndose entre la devoción por la naturaleza y la experiencia trascendental.

Una experiencia total presentada en la Mostra de Venezia que cosechará el aplauso rendido de sus incondiciones, entre los que nos contamos, y los bostezos de los amantes de los videojuegos, es decir, del resto.

Seguiremos informando el día del estreno por estos pagos.
alfonso

viernes, 2 de septiembre de 2016

La espera

La decadencia italiana del Alfa Romeo al Dacia Logan
Dir. Piero Mesina
Act. Juliette Binoche, Lou de Laâge...

Italia, Francia, 2015, 100 interminables minutos


















La decadencia italiana, del Alfa Romeo al Dacia Logan
Sorrentino y este su principal discípulo representan la decadencia italiana en el cine, como Beppe Grillo la representa en la política tras la finessa del capo di capi Andreotti, con el brutal paréntesis de un Calígula pasado por Tele5. Ya no se hacen coches como el Alfa Romeo, hermosos, delicados, caprichosos, buenos para un paseo, corto, sobre las colinas romanas. Ahora los italianos van en uno de esos coches hechos en Rumanía o ensalivan con el astragante Sorrentino, La Juventud o La Gran Belleza.

Aquí Piero Mesina llega a lo baboso en algunos pasajes,  por otra parte aplaudidos por la crítica hasta romperse las palmas, en que dos mujeres, la sufriente Binoche que no gana para antidepresivos desde Azul, y una jovencita, cruce de Scalett Johansson y Labios Ardientes, se enfrentan a un duelo que la primera esconde a la segunda, madre y novia respectivamente.

Muchos arrumacos, lágrimas, travellings laterales, foto macro y geometría en los encuadres. Se salva por la mansión siciliana, la escena del aeropuerto frente al Etna y por el suelo hidraúlico de la mansión.
Bueno, no. No se salva.
alfonso

viernes, 26 de agosto de 2016

Star Trek: Beyond

Start Trick
Dr. Justin Lin
Act. Chris Pine, Zachary Quinto, Zoe Saldana...





EE.UU, 2016, 122 minutos














Start Trick
Poco queda del espíritu original de Gene Roddenberry de cosmopolitismo, inquietud, curiosidad y respeto sustituido aquí mutatis mutandis por el habitual estilo imperial militar, con naves que recuerdan portaviones, héroes militares, y conquistas fronterizas forzándolas más allá, de ahí el título original. Incluso utilizan, como hicieron con Noriega en Panamá cuando se refugió en la nunciatura vaticana, la música heavie para destruir el ejército enemigo.

Start Trick
Poca imaginación, con sólo un par de aciertos, el maquillaje de Sofia Boutella, -cuidadín con el apellido-, realmente hermoso y las naves volando como un ejército de estorninos, que puede hacer referencia implícita a las amenazas de los lobos solitarios, vengan de donde vengan, ya sea de Arabia Saudí, la madre de todos los yihadistas, o de la profundidad de la autodestructiva y paranoica sociedad gringa.

Poco más para una tarde de verano con una cartelera desoladora: muñecos de látex, maquinitas, luces láser, ruido y aire acondicionado.

Bueno, sí, Mr Spock prácticamente quiebra el código vulcano Kolinahr, que aquí llamamos alexitimia, al estar a punto de tener una erección. A puntito...
alfonso

viernes, 19 de agosto de 2016

El caso Fischer

El genio contra la máquina
Dir. Edward Zwick
Act. Toby McGuire, Liev Schreiber, Peter Sarsgaard...


EE.UU. Canadá, 2014, 115 minutos


Título original: Pawn Sacrifice















El genio contra la máquina
Lástima de película blandita y grisácea para un personaje fascinante que se volvía loco con el ruido como es natural, y se enfrentó a la máquina soviética ajedrecista pero también al sistema americano protagonizado aquí por Henry Kissinger y sus intereses durante la Guerra Fría.

De ahí el título original Sacrificio de Peón, que describe acertadamente lo que hicieron con un genio desequilibrado en aras a apuntarse un tanto en la confrontación que en aquel momento estaban claramente perdiendo -Vietnam, China, carrera espacial, costumbres, música...- que acabaría en su persecución oficial y su exilio en Islandia ya completamente fuera de sus cabales.

El personaje, aunque correctamente interpretado, no tiene perfil ni contorno, ni se nos cuenta, aparte de algunas pinceladas gruesas sobre su padre ausente y su origen judío, la posible génesis y evolución de su psicosis y delirio. Todo lo demás sigue siendo correcto, guión, secundarios, música, ambientación, pero precisamente choca esa normalidad con el genio inmarcesible de Bobby Fischer, que, dicen los expertos, jugó la partida más sobresaliente de la historia.

Menos mal que el jugador no se exilió en este obtuso país de ruido y furia con su narrativa a cargo de un idiota. 

Porque no hay mayor lujo que el silencio...
alfonso

martes, 16 de agosto de 2016

Regreso a casa

Regreso a casa
Dir. Zhang Yimou
Act. Gong Li, Chen Daoming, Huizen Zhang...


China, 2014, 111 minutos

















De la Revolución Cultural al todo a cien
La venden como un regreso del director, Zhang Yimou, a sus esencias de Sorgo Rojo, La semilla del crisantemo  o ¡Vivir! Y además vuelve a filmar con su antigua musa, -¿por qué se escribe musa cuando se quiere decir amante?-, y actriz fetiche de muchas de sus antiguas películas. 

Luego se pasó al lado oscuro y empezó a filmar la versión hollywoodiana de las películas de acción en clave wushu, -artes marciales chinas con efectos americanos-, como Hero o La casa de las dagas voladoras, para acabar firmando la vergonzosa y robótica ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Sin embargo no se aparta ni un ápice del Partido para contarnos la historia de un intelectual purgado en la Revolución Cultural, delatado por su hija que quería un papel de heroína en el ballet patriótico del Batallón de Mujeres Revolucionarias. Su esposa no le reconocerá a su vuelta al cabo de veinte año, dícese rehabilitado.

Todo contado con un estilo que derrocha vaselina, con una música meliflua hasta hacerte saltar la bilis y unas caras de la buena (en todos los sentidos) de Gong Li que llama a lástima o a vergüenza ajena, aunque hay que decir en su descargo que nunca se vendió al cine occidental a pesar de las múltiples ofertas. Se la puede ver en Miami Vice de Michael Mann, una de sus pocas concesiones al dólar en una película espléndida, por cierto.

Hay que tener cuidado con lo que se desea porque puede hacerse realidad. Jugarse la vida y la dignidad para acabar siendo dependiente de una tienda de Lavapiés es como participar en una revolución que termina por parecerse a un neosomocismo meapilas.

Sic transit gloria mundi... Otro tequila, por favor.
alfonso

sábado, 30 de julio de 2016

Jason Bourne

Jason Bourne
Dir. Paul Greengrass
Act. Matt Damon, Tommy Lee Jones, Alici Vikander...


EE.UU, 2016, 123 minutos







Bourne, Wiki Bourne
Vuelve el auténtico Jason Bourne a su cuarta entrega -hay que olvidar una secuela protagonizada por Jeremy Renner bastante chapucera-, con una historia muy buena, del mismito momento actual en que la batalla se libra entre los partidarios de la cibervigilancia global y los de la libertad en la red.

Resulta risible que el defensor de los últimos sea un clon de Zuckemberg en modelo hindú -tras haber pactado un programa previamente con la CIA, eso sí- y que los malos sean los viejunos de la Agencia, con su director interpretado magníficamente y un con un punto de ironía por el gran Tommy Lee Jones. En descargo del guionista, el propio director Paul Greengrass, hay que decir que la jovenzuela experta en informática aspirante al cargo no sale mejor parada, presa de una desmedida ambición dos punto cero.

Magnífica primera media hora entre los disturbios en Grecia, a medias digital y analógica y luego, campana de Gauss invertida, decae en el medio para remontar en la traca final. Eso sí, la inevitable persecución en coche está pasadísima y hace añorar la de la segunda entrega que discurre en Moscú.

Extraordinario montaje y dirección eléctricos, con esos planos cenitales marca de la casa, estilizada banda sonora y buena actuación de los progres oficiales de Hollywood, donde destaca un héroe posmoderno sin whatsapp que no dice ni 25 palabras en toda la película.

Así debería ser siempre en la vida real. Y no habría vigilancia, ni digital, ni de la manchega vieja del visillo.
alfonso

jueves, 28 de julio de 2016

Lolo

Lolo
Dir. Julie Delpy
Act. Julie Delpy, Vicent Lacoste, Eugenie Granval...



Francia, 2015, 99 minutos















Los jovencitos Frankestein
Era inevitable que yo fuera a verla. Una mujer progre y moderna, cosmopolita y parisina separada, liga con un cateto, anticuado y recién divorciado, que se muda a París por razones de trabajo. Allí se encontrará con el hijo de ella, su "Conejito de los Alpes" de 19 años, más que moderno cool, artista, liberado, y con un edipazo bien adobado de un egoísmo patológico. O sea lo mismo pero con las circunstancias inversas de lo que me sucedió a mí hace unos años.

El muchacho no está dispuesto a compartir espacio, novia (materna) y dejar de ser el auténtico reyezuelo de la casa y hará mil y una perrerías al novio para que su mamaíta lo abandone, lo que da pie a la parte de la comedia, bastante acertada, en la línea de Tanguy, qué hacemos con el niño, pero con dinamita dentro, lo que se traduce explícitamente en el visionado por parte de la pareja de un vídeo de El pueblo de los malditos, la mítica película de John Carpenter protagonizada por aquellos siniestros muñecos de carne.
Los jovencitos Frankestein

Magnífico el joven Vicent Lacoste, Hipócrates, que domina a la perfección esa mirada de adolescente eterno, cargada de infinito desdén y algo de conmiseración hacia los adultos, y muy ajustados los papeles de la madre y directora, Julie Delpy, Blanco de Kiewslowsky y Antes de que amanezca, y de un convincente y atribulado novio.

Sin ánimo de hacer un spoiler, es decir eso que antes se llamaba reventar el final, el Conejito de los Alpes espeta a su madre la cruda realidad. Sois vosotros los que habéis creado el monstruoso hijo único, sociópata, dueño y señor, heredero universal y déspota nada ilustrado. 
Tierra por medio, hacedme caso...
alfonso

miércoles, 27 de julio de 2016

Sunset Song

Dir. Terence Davies
Act. Peter Mullan, AgynessDeyn, Kevin Guthrie...

Reino Unido, 2015, 135 minutos














Escocia, fin de siècle
Al excelente director Terence Davies, Deep Blue Sea, acostumbrado a adaptar grandes clásicos, -en esta ocasión un novelón del escocés Lewis Grasic Gibbon-, le empieza a temblar el pulso. No se puede realizar una apología de la tierra, la Madretierra, con un 95% de planos de interiores. Ni amontonar escenas que en vez de fluir se quedan atascadas en su significado sin engarzar en el devenir de los acontecimientos y del metraje.

Principios de siglo XX, cambio de paradigma en el campo escocés que rodea Perth: padres que se creen los amos de las vidas de sus familiares con licencia para propinar palizas, mujeres ahítas de parir, emigrantes, campesinos sin tierras, y alguna mujer con ganas de cambiar algunas cosas... donde irrumpe la otra brutalidad, la I Guerra Mundial, para cambiar esta vez la realidad en toda su extensión.

Como siempre en el director, magnífica banda sonora con especial atención a las canciones populares. Aquí suena particularmente bien la antigua canción marinera  Spanish Ladies, como en la anterior película donde The Dubliners interpretaban con la maestría habitual Molly Malone.

La última vez que me detuvieron mi padre me convocó a su despacho y me amenazó con tirarme por la ventana. Me levanté, le miré desde mi metro noventa y le dije que lo intentase. A partir de ese momento, el respeto se hizo mutuo. Crepúsculo de dioses menores.
alfonso

domingo, 10 de julio de 2016

Money monster

Money monster
Dir. Jodie Foster
Act. Georges Cloony, Julia Roberts, Jack O'Conell...



EE.UU, 2016, 98 minutos
















El cielo se llama Bescansa
Una película entretenida sostenida por un sólido guión los primeros 60 minutos, sobre la televisión basura, perdón por la redundancia, y dos buenas actuaciones, Clooney en un papel a la medida, entre histriónico y dramático y Julia Roberts cambiando de registro de novia de América a actriz también dramática, aunque no pueda evitar salir siempre tan guapa.

Un presentador de un programa basura sobre inversiones, es decir cómo hacer que el dinero pase de la gente de a pie a los buitres, se columpia en una recomendación y hace perder 800 millones de dólares a inversionistas aficionados. Uno de ellos irrumpe en el plató pistola en mano y exige una explicación. El guión se desinfla a la mitad y sus muñidores tienen que recurrir al gastado truco del hacker para arreglar lo que no se puede demostrar en virtud de un libreto que se desinfla como un souflé.

La directora Jodie Foster, la memorable prostituta joven de Taxi Driver, arrima el ascua a su sardina, (sic) y todas las buenas son mujeres y todos los cretinos, hombres, incluso con cachondeo sobre un producto que revolucionará la Bolsa, una crema para obtener fantásticas erecciones al instante.

Quédate el mundo, Jodie y arregladlo entre vosotras, yo hace tiempo que he dimitido. Pero ten miedo, mucho miedo, a Bescansa, Carol, que te susurra a la espalda. 
alfonso

viernes, 1 de julio de 2016

Demolition

Demolition
Dir. Jean-Marc Vallée
Act. Jake Gyllenhaal, Noami Watts y Chris Cooper...

EE.UU, 2016, 101 minutos


















Deconstruyendo tu personaje
Un guión no puede hacerse en torno a una sola buena idea porque se queda corto si no le das alas o creas historias paralelas. Sirve para abrir y cerrar, pero en el medio decae a plomo. Este es el caso, que el guionista ha querido tapar a base de acumular personajes frikies, amontonar escenas extravagantes y apilar otras de supuesto impacto emocional.

Un financiero de Nueva York tiene un accidente de coche en el que muere su mujer, joven, guapa y rica, y no es capaz de sentir nada. Ni siquiera derramar unas lágrimas en el funeral aunque lo intenta. A partir de ahí quiere desmontar su vida y su personaje para recuperar la sensibilidad emocional y una vida funcional a base a destruir cosas como alegoría -ramplona- del proceso.

La película aguanta por el buen trabajo del  protagonista, el vaquero gay de Brokeback Mountain, sólidamente flanqueado por la extraordinaria Noami Watts, innegociablemente alérgica al botox, el Photoshop y otros afeites analógicos y digitales, y el siempre recordado Chris Cooper, el inolvidable militar de American Beauty, pero el director de la flojísima Dallas Buyer Club tendría que facilitar a sus guionistas alcohol de mayor calidad y graduación.

Y sobre la pretendida alexitimia del protagonista debería tener en cuenta que no hay mayor emoción que no sentir ninguna. Eso que los Vulcanos, como Mr. Spock llamaban Kolinahr.
alfonso

viernes, 24 de junio de 2016

Más allá de las montañas

Más allá de las montañas
Dir. Jia Zhang-Ke
Act. Tao Zhao, Zhang Yi, Liang Jingdong...


China en coproducción con Francia y Japón, 2015, 131 minutos
















El dinero mueve... montañas
El director de Naturaleza Muerta y Un toque de violencia vuelve más lírico y melancólico tras los encontronazos con la censura que hizo que no se estrenaran en China sus dos últimas películas. Quizá por eso, y por la edad supongo, ese tono contenido, esa manera de contar un poco buñuelesca, utilizando vitriolo como relleno del pastel nupcial.

Vuelve al único tema que mueve montañas en China, la transición al capitalismo y la acumulación primitiva de capital sin tanta sangre ni violencia como en la Europa postfeudal o la Rusia postcomunista, pero dejándose trozos de la piel -del tigre, que aparece como símbolo- en el angosto tránsito.

La magia del cine consiste en este caso en tejer una historia que mal contada o mal interpretada sería directamente ridícula con un niño al que bautizan Dólar, la elección de una mujer entre el rico y el obrero, la comunicación del hijo y el padre capitalista por medio del traductor de Google y arropada por la canción Go West de Pet Shop Boys.

Y funciona, hasta la maravillosa escena final (spoiler: bailando precisamente esa canción), en una película áspera y sin concesiones, con unos detalles, -los ancestros, el dim sum como comida tradicional, el tigre, el jersey ochentero con que la protagonista abriga al perro...- que hace que uno se pregunte más tarde, frente al monitor-espejo, cómo demonios Jia Zhang-Ke se las ha arreglado para abrir una pequeña brecha en este coriáceo corazón.
alfonso

sábado, 18 de junio de 2016

Mi "perfecta" hermana

Mi perfecta hermana
Dir. Sanna Lenken
Act. Rebecka Josephson, Annika Hallin...






Suecia, 2015, 95 minutos













Cosas que perdimos en el hielo
Tan plana y aburrida como el catálogo de Ikea, aunque no tan mentirosa como la versión ibérico Podemita, destaca por la soberbia actuación de la Hermana Pequeña, en realidad el título verdadero de la película.

Se trata de una historia sobre la anorexia contada sin gracia, sin recovecos, sin segunda intenciones ni mirada lateral y sostenido por la poca profundidad de campo y los primero planos de la mirada limpísima de la gordita, hermana pequeña de la estrella del patinaje que acaba pagando con vómitos la estupidez congénita de los padres suecos de provincias.

Ni siquiera profundiza en ese perenne estado de discapacidad emocional que consiste en ser la hermana pequeña de quien se lleva todas las miradas, todos los regalos, parabienes, atenciones y arrumacos, por una condición especial, ya sea esta positiva o negativa.

La única pregunta que uno se plantea es qué hacer con una niña de doce años que manifiesta ese enorme talento al aguantar la cámara a veinte centímetros y mantener una mirada simple como un anillo, clara como una lámpara.
alfonso

sábado, 11 de junio de 2016

Fuga Mundi

Fuga Mundi
Dir. Juan Pastor
Act. Chusa Barbero, María Pastor, María Álvarez, Anaïs Bleda.

Autora: Mar Gómez Glez

Teatro La Guindalera















El niqab en el espejo
Un magnífico texto, aunque con algún anacronismo, -una marquesa del XVII no puede decir, "ya estás tardando"- de una joven escritora a la que se augura larga y próspera carrera, sobre todo cuando deje de lado una cierta e insana demagogia y esas ganas ardientes de meter muchas cosas en tus primeras obras.

Sobra la historia de amor entre la escultora y la monja, que se queda flotando inerte sobre las candilejas; sobra el cartelón de la expulsión de los moriscos; sobran las voces en off, un recurso que sólo utiliza magistralmente Terry Malick y en cine. Y sobra una puesta en escena pobre que obedece a lo exiguo del espacio pero también a un cierto complejo de teatro pequeño, que sólo lo es en aforo y proscenio, que bien podría optar por el minimalismo más absoluto, o directamente montar la obra en ropas de calle y con muy pocos elementos.

En la historia que bordea la expulsión de los moriscos bien está desnudar el papel de la Virgen en el cristianismo, pero no hay que olvidar que enfrente están las 72 que esperan ardientes al yihadista muerto  y que el velo no es multiculturalismo sino imposición. Y que por esas fechas el turco, campeón entonces del Islam, ya campaba a sus anchas en Oriente Medio y a orillas del imperio Austro Húngaro, tras haber arrasado Constantinopla siglo y medio antes.

Diez mujeres en escena y entre bambalinas. Larga vida y prosperidad.
alfonso

viernes, 27 de mayo de 2016

Madame Bovary

Madame Bovary
Directora: Sophie Barthes
Act. Mia Wasikowska, Paul Giamatti, Rhys Ifans...



Francia, Bélgica, Alemania, 2014, 118 minutos
















Bovary y Beauvoir se escriben con efe
Mal empieza la película hablando en inglés, sin duda una concesión a la señorita Mia Wasikowska, australiana, magnífica, especialista en esta clase de papeles, con una Jane Eyre memorable.

Se trata de una versión libre y aligerada de la novel directora que no acierta con el tono general, exhibe una fotografía desganada de cielos quemados e interiores planos en digital y un montaje y narración trompicados.

El vestuario es realmente excelente pero no se le saca partido al igual que la música, interpretada por la sinfónica de San Petersburgo. La ambientación de esa pesadilla burguesa que es la campiña francesa también es sobresaliente pero se pierde por el poco oficio de la directora que pasa por alto los detalles y no se detiene en lo realmente importante, aunque retrata bien la asfixia vital de una joven romántica buscando su papel en un mundo de hombres.

Una de las primeras novelas modernas que abordó un tema de absoluta novedad en su tiempo, con un aire un tanto moralizador pero que ha dejado un aroma que llega hasta nuestros días con diversa fortuna y un relato que se pierde en el Tercer Mundo y puede llegar al absurdo en Occidente.
alfonso



domingo, 15 de mayo de 2016

Absolutamente todo

Absolutamente todo
Dir. Terry Gilliam
Act. Simon Pegg, Kate Beckinsale y el perro Mojo...


UK, 2015, 85 minutos

















Monty Phyton revisitado
En realidad se trata de otra de las chaladuras de Terry Gilliam donde ponen voces sus antiguos colegas del mítico grupo inglés, sublimes inventores de La Vida de Brian. Y también aparece Robin Williams por última vez antes de su suicidio, poniendo voz al perro.

Un grupo de extraterrestres tropieza con la sonda Pioneer, esa que la NASA lanzó en 1974 con una placa en que aparecían dos figuras humanas y deciden exterminarnos aunque antes conceden a un mortal el poder de realizar absolutamente todo. Y en eso consistirá la prueba; si la supera haciendo el bien sobreviviremos, si falla nos destruirán.

No es que sea brillante, pero te ríes, la segunda cosa más importante de la existencia humana. El guión no deja tecla british por tocar: su amor por los animales a la par que su desprecio por  los americanos, el sexo, los editores de libros, la BBC y su vulgarización galopante, la policía londinense (les hace vestir uniforme rosa), la religión, y el estúpido ser humano en general. Por supuesto es el perro quien se acaba haciendo cargo de la tarea con éxito.

El primer deseo que formula el protagonista es obvio. El tamaño de su primer órgano favorito. Cuando su deseo sobrepasa sus más febriles expectativas, exclama: "No tan grande. Que tenga el aspecto que vuelve locas a las mujeres..." 
Para acabar añadiendo: "Pero blanca".
alfonso


viernes, 13 de mayo de 2016

El hombre perfecto

Un hombre perfecto
Dir. Yann Gozlam
Act. Pierre Niney, Ana Girardot, Valeria Cavani...


Francia, 2015, 104 minutos

















Un dilema de ficción
Un tema ya abordado por el cine con mejor fortuna, El ladrón de palabras sin ir más lejos, y algo que se le ha pasado por la cabeza a todos aquellos que alguna vez han entregado un manuscrito a una editorial.

¿Qué hacer si te encuentras sin dueño aparente un manuscrito perfecto? La alternativa dramática es, por supuesto, apropiártelo, y el guión se encargará de que se convierta en un best seller, nunca en eso que llaman una obra de culto. Hay que imaginarse por ejemplo que un escritor de tercera, pongamos algún Reverte, se encuentra el manuscrito de El Guardián entre el centeno. ¿Qué haría Arturito con su testosterona rancia, su fábrica de negros y esa obra maestra? Ya, quemarla, lo sabíamos.

Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo y además está el síndrome de la segunda obra y la página en blanco, aquí representada por el cursor temblando al principio del archivo.

Chata, previsible, con una puesta en escena simplona, temblando toda de correcta y desnatada, se ve con cierto aburrimiento esperando algún tic o algún guiño al oficio literario que acaba por no llegar; solo se salva por el final y una correcta interpretación.

En efecto, el dilema se resolvería si el que se encuentra el diamante en bruto se convierte en editor. Pero ni así. Son tan brutos y tan ganados por la cuenta de explotación que si tropezaran con un buen manuscrito, escribirían la carta plantilla: "Lamento comunicarle que a pesar del interés de su libro, no encaja y bla, bla, bla..."
alfonso

viernes, 6 de mayo de 2016

Ahora sí, antes no

Ahora sí, antes no
Dirección y guión: Hong Sangsoo
Act. Jae-Yeong Jeong, Min-Hee Kim, Asung Ko




Corea del Sur, 2015, 121 minutos















Dejarse ir, fluir
Un director de cine que ha llegado a un pase de sus películas un día antes del evento conoce a una chica solitaria que pinta. En la primera mitad la cosa acaba mal, cada uno por su lado y frustrados. Entonces el director -de la película que estamos viendo-, vuelve al principio, a contar de nuevo la historia con leves variaciones. Y ahora sí, antes no.

La ventaja de las cámaras digitales es que cualquiera puede hacer una película y contar una buena historia con un presupuesto de 100.000 dólares en total. El inconveniente es la fotografía, blancuzca, sin definición, más en un paisaje helado, ribeteado por la niebla y el frío. Como además a los coreanos les gusta jugar con la tecnología se inventan un zoom que remeda la rueda del ratón cuando haces scroll sobre un mapa de Google, por ejemplo. Raro, raro.

Por lo demás un encanto, la historia, la coreana, fina como una porcelana, las sutiles variaciones, el cambio de colores sobre un cuadro que nos enseña en la primera parte pero no en la segunda, algunas frases con un matiz diferente. Y según nos indica el director de verdad en la cinta y el director en la ficción, todo consiste en dejarse ir, en experimentar a ver el resultado, en atreverse a improvisar... Una alquimia a la coreana.

O sea que be water my friends!
alfonso

jueves, 5 de mayo de 2016

Animales nocturnos

Animales nocturnos
Dir. Carlos Tuñón
Act. Jesús Torres, Pablo Gómez-Pando, Viveka Rytzner, Irene Serrano.



Sala pequeña del Fernán Gómez

Texto de Juan Mayorga













Un puñado de hipsters en busca de autor
No hay nada peor que creerse su propio personaje y el autor se mira en su artefacto embelesado con su propio ombligo. 

Para ello junta unos cuantos conceptos, la dialéctica hegeliana amo esclavo que tanto gustaba a Brecht travestida hoy en el "sin papeles". Las mujeres en segundo plano que esconden nadie sabe muy bien qué secretos, confesables del todo. El libro zen con espejo incluido para reflejarse uno mismo. El zoológico con sala de animales nocturnos. Sherezade, el zorro y el erizo... 

Y algunas bobadas más alicatadas hasta el techo, con una puesta en escena tremebunda estilo Lego pero en madera donde se abren ventanitas para cambiar de escena, tipo casita de muñecas sacada de la pesadilla adolescente de una señorita victoriana cursi. Por cierto, estrenada en la Abadía con mejor fortuna.

Por no hablar de la actuación, mal dirigida, con una gestualidad de colegio mayor y unas frases impronunciables de las que no puede responsabilizarse al elenco.

El final con mutis impostado y jugando al despiste con el respetable, algo que no parece importar a Mayorga, es el broche final de un teatro posmoderno que esconde su vacuidad con fuegos de artificio de baja intensidad.
alfonso

lunes, 2 de mayo de 2016

Las princesas del Pacífico

Las Princesas del Pacífico
Dir. José Troncoso
Act. Alicia Rodríguez y Belén Ponce de León



Teatro La Guindalera, 70 minutos, 2015















Del Callejón del Gato al crucero zarrapastroso
Podría parecer que La Zaranda se hubiera hecho a la mar. Teatro pobre, bufonesco, entre el esperpento y la farsa de los espejos truchos del Callejón del Gato madrileño, muy bien actuado por un par de actrices que me recordaban a un ex cuñada cordobesa, por el acento y los dichos y por las chaparronas de recibir en casa que le afeaban el look de ejecutiva de empresa del Opus.

Una tía y su sobrina de barrio castizo, ensimismadas en la televisión más abyecta, -aunque todas son iguales, es como decir que hubiera una silla eléctrica más humana que otra-, resultan agraciadas con un crucero y pasan de Tele5 a Nautalia, con el mismo nivel de colorido, furia y ruido. 

Al texto le falta un pelín de surrealismo patrio y algunas transiciones más fluidas entre cuadros, además de un final más en línea Picalagartos. La música tampoco entra demasiado bien. La actuación casi impecable y te ríes con ganas. Funciona.

A fuer de pedir, uno pediría murcianos en lugar de andaluces, barrio catalán en lugar de madrileño, más Buñuel y menos Valle, más Mediterráneo y menos Pacífico; en definitiva más Abba y menos Shigueru Umebayashi. Pero nadie es perfecto. Ni siquiera las bebidas de barco. Con su sombrillita...
alfonso

jueves, 14 de abril de 2016

Quijote. Femenino. Plural

Quijote Femenino Plural
Dir. Pedro Víllora
Act. Ainhoa Amestoy y Lidia Navarro

Texto de Ainhoa Amestoy


Sala pequeña de El Español
















La Mancha tan lejos del mar
No hay mejor celebración para un aniversario que decir la palabra. Y en esta ocasión lo hacen dos juglaresas de Lavapiés, -reivindican el barrio, lo que parece ser hoy un valor añadido-, para hilar un diálogo a dos sobre las mujeres del Quijote. 

Con tan pocos mimbres tejen un hermoso cesto, sencillo, trenzado en torno a una iluminación de Marta Graña realmente sobresaliente, unos muñecos que cumplen sin espantar como es destino fatal de todos los muñecos y una música que liga bien con el texto y las escenas.

Tardan en entrar, un poco precipitadas en la primera media hora, pero luego, tan magníficamente arropadas por la luz, por un vestuario efectivo y por una buena actuación -sincera como la confesión de un moribundo-, se hacen con el respetable.

Un pero, el texto que transita a brincos del acento manchego al solapadamente cervantino y al habla actual, esa que defiende el imbécil de Félix de Azúa en la Academia.

Habría que mezclar geografía con autor, el Bardo en Almagro, el Manco en Stratford, para ver moverse a sus esqueletos, seguro que de puro contento.

Mientras, las mujeres buscando libertad sin hombre, huyendo de Barataria y sus fastos, hacia Francia y el mar.
alfonso





domingo, 10 de abril de 2016

Cemetery of splendour

Cemetery of splendour
Dir. Apichatpong Weerathakul
Act. Jenjira Pongpas Widner, Banlop Lonmoi...



Tailandia, 2015, 122 minutos


El psicotráiler











Poltergeist Thai
El mismo director de nombre impronunciable vuelve a su mundo poblado de fantasmas, a su duermevela entre sueño y realidad, pasado y presente; a sus actores, sus cielos quemados y fotografía insulsa y al plano fijo, forjando un producto que produce una extraña fascinación casi hipnótica.

El ejército excava un campo para tender fibra óptica removiendo un antiguo cementerio y a sus etéreos habitantes, que producen una extraña narcolepsia en un grupo de soldados.

Más político que en la anterior Tío Boonmee recuerda sus vidas pasadas, muestra su rechazo ante la situación de su país en la que el ejército, -que nunca se ha enfrentado a otro invasor extranjero, sólo a la guerrilla comunista auspiciada por Vietnam y China-, lleva en perenne golpe de estado junto a su monarquía 50 años, desde que se convirtió en retaguardia del ejército americano del sudeste asiático.

Al margen de bromas, juegos, dobles sentidos y otras gracias que sólo entiende el director y su camarilla, Tai por supuesto, exhibe una mirada irreductible, limpia, y universal. Como dijo un mexicano, discípulo como todos de Rulfo y deudor de Comala, "En una realidad más estricta todos seríamos fantasmas". Los que nos habitan.
alfonso

viernes, 8 de abril de 2016

La invitación

La invitación
Dir. Karyn Kusama
Act. Logan Marshall-Green, Tammy Blanchard, Michelle Krusiec...



EE.UU 2015, 100 minutos















Sectas químicas
Habría que empezar parafraseando a Oscar Wilde, "Señor, líbrame de las sectas químicas que de las espirituales ya me encargo yo". Aquí aparecen mezcladas, empezando por las que sostienen que todas las emociones y los conflictos no son más que procesos químicos que se solucionan mediante píldoras. Se llaman Pfizer, Roche, Novartis... su negocio mueve más dinero que el tráfico de armas y sus acólitos se cuentan por cientos de millones, casi todos en Occidente.

Luego están las otras, de carácter más místico y espiritual, para mentes quebradas por el dolor y el duelo que son particularmente frágiles y accesibles. Sus actividades suelen basarse en el sexo y se quedan con el dinero de sus fieles. Son más o menos exóticas, inmatriculan sus bienes inmuebles, suelen practicar la pedofilia y tienen siempre un líder supremo, vestido de payaso, y una corte purpurada.

La película mezcla ambas con tino, tiene más tonterías que un mueble bar y más trucos que una declaración de Hacienda redactada en Panamá. Se pasa de violencia en la última parte. Íntegramente rodada en interiores, le salva un buen final. Sin spoiler.

Pero si te invitan a una casa toda enrejada, quitan la llave de la puerta y no hay fijo ni cobertura... más vale buscarse una excusa para salir pitando. Aunque sea que Podemos te ha propuesto un pacto, por muy estúpido que suene.
alfonso
  

sábado, 2 de abril de 2016

Brooklyn

Brooklyn
Dir. John Crowley
Act. Saoirse Ronan, Emory Cohen, Dominall Gleeson...


Irlanda, UK, Canadá, 2015, 92 minutos

















Estrictamente LGTB...QWERTY
Una de esas películas a la que entras rebotado de otra sala donde no había entradas. Un error no por repetido, menos inevitable. 

Bueno, -pensé-, se trata de una película sobre Irlanda, ya se sabe, peleas, Guinnes, whiskey (sic), rebeldes, pelirrojas de bandera, curas pederastas... En fin, los tópicos acostumbrados. Y volver a escuchar y disfrutar del acentazo con el que aprendí inglés.

Pues sólo el acento de piedra. El resto un melodrama, con más (cara)melo que drama sobre la emigración a América, las bodas, los pueblos pequeños y sus ruindades, aquí Enniscorthy, y una fotografía tratada digitalmente como hacen con las que se colorean para que precisamente los colores quieran salirse de la pantalla, ahora que parece ponerse de moda el lacrimoso estilo años 50, Douglas Sirk forever.

Bien Saoirse Ronan, con un maravilloso nombre gaélico que significa Libertad y de complicada pronunciación,  que me gustó mucho en Hanna, siendo una niña, y luego en Gran Hotel Budapest. Triunfará si la dejan.

Por primera vez en muchos años salí del cine antes de que acabaran los créditos, cuando todavía no se habían encendido las luces. Debía ser el único y avergonzado miembro que no entraba en ninguno de los géneros listados en mi título o cintillo.
alfonso