sábado, 17 de junio de 2017

Cartas da guerra

Dir. Ivo M. Ferrerira
Act. Miguel Nunes, Margarita Vila-Nova, Ricardo Pereira


Portugal, 2016, 105 minutos

















Insondable saudade
Un médico recién casado y esperando un hijo es destinado a la guerra de Angola en 1971, dos años en un puesto avanzado en la frontera con Zambia donde opera la guerrilla del MPLA.

Parte de una novela del hermético Antonio Lobo Antúnes, basada en las cartas que el atribulado doctor escribe a su esposa, rebosantes de nostalgia un punto mórbida, que ésta lee en voz alta, la mayoría en off, mientras la fotografía de Joao Ribeiro, en un blanco y negro primoroso, describe el enamoramiento del recluta de aquellas tierras dormidas que empezamos a leer con Pepetela.

Woody Allen diría que la película podría ser la peor pesadilla de un neurótico si la viera encerrado en un ascensor. Con el aire acondicionado de la espléndida sala Golem en una tarde de 40º, uno disfruta con los paisajes, recuerda el servicio militar, también grotesco, en las estribaciones del Pirineo, con el tiempo igualmente detenido y advierte algunas referencias ocultas entre el tráfago de la melancolía, sobre la PIDE, los Capitanes de Abril y un país roto por una dictadura plomiza.

Mala música, Cesaria Evora hubiera rematado una tarde enferma de calor, perfecta para oír algunas frases del Lobo: "Nosotros hemos visto morir los barcos".
alfonso


martes, 13 de junio de 2017

Testigo

El hombrecillo vestido de gris
Dir. Thomas Kruithof
Act. François Cruzet, Sami Bouajila, Denis Podaydès...

Bélgica y Francia, 2016, 88 minutos


















El hombrecillo vestido de gris
Lo mejor es el título original, porque el funcionario de las distribuidoras que "adecua" los títulos originales a los espectadores españoles tiene que ser más gris que el título de aquel libro para niños que he tomado prestado para esta gacetilla.

Entras al cine convencido por las críticas que la película iba a homenajear al menos La conversación de Coppola, un título que marcó un hito el siglo pasado -y dio origen a un libro del ingeniero de sonido, Walter Murch, Oscar en su especialidad-, desvelando las dobleces y los espejos del sombrío protagonista.

Pues no. Empieza bien, como fábula de lo que el Estado y sus alcantarillas pueden hacer sobre los individuos pero enseguida deriva, al garete, hacia el polar, ese subgénero tan francés, como denominan los gabachos a sus policíacos.

Y además es lenta y aburrida. Claro que si llego a saber previamente que era belga no hubiera entrado. No hay que ver nada de unos tipos que inventaron el chocolate para atraer a los niños y la cerveza de los monasterios para olvidar lo que hacen luego con ellos. Y quien crea que exagero que vea Escondidos en Brujas.
alfonso

sábado, 10 de junio de 2017

Pastoral americana

Pongamos elegía
Dir. Ewan McGregor
Guión: John Romano
Act. Ewan McGregor, Dakota Fanning, Jennifer Conolly...

EE.UU. 2016, 108 minutos

















Pongamos elegía
Hay que tener valor para adaptar en tu primera película como director, además de protagonista, el Pulitzer del desmesurado Phillip Roth, uno de los mejores novelistas americanos, y la aventura no sale mal con un buen guión y excelente ambientación en esa época de los años dorados de los Estados Unidos, tras haber ganado la guerra mundial y haber descubierto los corn flakes, la comida rápida, los concursos de belleza y los coches de aletas infinitas y puntiagudas.

Ese sueño de inocencia, corramos un tupido velo sobre la colonización y la esclavitud, se rompió con el asesinato de Kennedy y sobre todo la guerra de Vietnam, donde los jóvenes iban a la mili en el sudeste asiático a morir o quedar destrozados de cintura para abajo y de cejas para arriba por un quítame allá esas pajas sobre no sé qué del comunismo internacional.

Eso describen las más de 600 páginas de la novela y ahí naufraga esta sencilla y sincera película, en el engarce entre realidad y la familia que describe, la de el Sueco, el mejor deportista del instituto, su novia y luego esposa, la reina de la belleza de New Jersey, la granja lechera, la fábrica donde trabajan pacíficos negros fabricando guantes para blancas de manos delicadas, y las hijas que temen verse reflejadas en ese espejo tan recto que parece deformado.

"La vida es ese breve lapso de tiempo en el que estamos vivos" define la hija del Sueco en el instituto. Bueno, algunos ni eso.
alfonso

sábado, 3 de junio de 2017

Norman, el hombre que lo conseguía todo

El arte de birlibirloque
Dirección y guión: Joseph Cedar
Act. Richard Gere, Lior Ashzenaki, Charlotte Gainsbourg...


EE.UU. Israel,  2016, 118 minutos

















El arte de birlibirloque
Richard Gere, el pésimo actor, la acelga budista, en el papel de su vida tras American Gigoló, hará ya casi cuatro décadas, encarnando a un conseguidor, ahora que la palabra está tan de moda en esta sociedad de pícaros cervantinos puesta al día.

Aquí se habla de judíos, en un parábola a la medida de Netanyahu y sus sobornos, practicando eso que ellos saben hacer tan bien, reírse de sí mismos. Norman es un conseguidor de citas, apaños, arreglos e intercambio de favores, de bajísima intensidad, a la que la suerte le brinda una oportunidad que acaba en tragedia bufa.

El guión tiene más trampas y chapuzas que un ayuntamiento de la costa mediterránea y una banda sonora que agobia los oídos y se inmiscuye en la historia. El resto de elementos acaba plegándose con efectividad a la trama, contada en primerísimos planos muy bien resueltos por los secundarios de lujo, incluida la hija de los Gainsbourg, Jane Birkin y el propio Serge, el cantante feo de tremendo éxito entre las mujeres guapas.

Entre el trile y los vendepeines, el tocomocho y las preferentes, los charlatanes de feria y los asesores financieros, esos judíos negociantes son calcaditos a nuestras más ilustres sagas, Ruiz Mateos y Pujol, pero sin esa cutrez ibérica de una clase montuna y matamoros que acabó por ocupar su lugar cuando consiguió expulsarlos  de la Península para evitarse la competencia.
alfonso

jueves, 25 de mayo de 2017

Personal shopper

Fantasmas chic
Dirección y guión: Olivier Assayas
Act. Kristen Stewart...

Francia, 2016, 105 minutos












Fantasmas chic
El cine francés es como su comida, cargante, pesado, sofisticado y difícil de digerir. Más aún cuando las mezclas no funcionan, en este caso espiritismo, thriller, moda y sofisticación; Iphone y Whatsapp y la musa del director, la andrógina Kristen Stewart, que parece haberse encasillado en este tipo de papeles del más allá, que los interpreta bien, pero paradójicamente, sin alma.

La hermana gemela espera en París una señal de su hermano recién fallecido de un ataque al corazón, afección que ella también padece. Mientras, trabaja de personal shopper, -una tontería parecida a la del coaching pero peor pagada-, para una rica cretina, perdón por la redundancia.

Está mal filmada, la entradilla merece un largo plano secuencia en la casa abandonada donde habita su hermano y otras presencias, y no esa steady cam mendaz que la sigue desganadamente. Y el guión naufraga en varias ocasiones porque dialoga mucho en una película que funcionaría mejor son silencios y elipsis. Pero Assayas pasa del rosa Carlos, al amarillo, El viaje de Sils María. Interesa, pero decepciona.

Como en el Sexto sentido, yo también a veces veo muertos. Algunos caminan a mi lado, otros acaban cargando como esta película.
alfonso

jueves, 18 de mayo de 2017

Guardián y verdugo

Dir. Oliver Schmitz
Act. Steve Coogan, Garion Dows, Andrea Riseborough...



República Sudafricana, 2016, 106 minutos
















Exclusivamente humana
Sudáfrica 1987, se ejecutan 168 presos al año. Para evitar ser mandado a Angola a luchar contra el MPLA y los cubanos, un joven de 17 años se hace carcelero. Le tocará acompañar a los condenados a ser colgados por el cuello, tras convivir con ellos sus últimos días. Al final de un récord de 21 muertes en tres días, con su macabro protocolo incluido su entierro en fosas comunes, se le cruza una furgoneta y sus propios cables interiores y mata a tiros a sus siete pasajeros.

Comienza un juicio en el que se cuestionará la pena de muerte y las condiciones mentales del acusado para no seguir el mismo camino que sus antiguos prisioneros. Todo es verídico.

Una lástima que todas las actuaciones, -excepto la del joven Garion Dows-, particularmente la del excelente cómico inglés, Steve Coogan, no den la talla ni se crean sus personajes ni por un momento. Y desde luego, la película no es apta para estómagos delicados por sus brutales escenas en el corredor de la muerte.

Dicen que el ser humano tiene alma, yo no la he visto jamás. En cambio para contemplar la crueldad, un atributo exclusivamente humano, no hay más que asomarse a cualquier telediario.
alfonso

viernes, 5 de mayo de 2017

Z, la ciudad perdida

La llamada de la selva
Dirección y guión: James Gray
Act. Charlie Humman, Robert Pattison, Sienna Miller...


Estados Unidos 2016, 141 minutos


















La llamada de tu propia selva
En 1911 se descubre, -la descubre Hiram Bingham, el hombre blanco- Machu Pichu. Unos cuantos años antes Stephens y Catherwood habían hecho lo propio en las ciudades mayas que van saliendo de la selva del Petén. Una pléyade de aventureros se abalanza de nuevo sobre el botín, pero también exploradores intrépidos, inconformistas y mal adaptados a su sociedad y su tiempo, muchas veces enfrentados a sus valedores, sobre todo a ese pozo de serpientes que era y es la Royal Geographical Society.

Algunos buscaban El Dorado, el oro y las riquezas. Otros el último eslabón, la Z de la cadena humana de la evolución, donde todos salimos del mismo mono con diferentes valores y formas de ver la vida. Son los que siempre remontan el río de su propia personalidad y de sus conflictos internos y a veces, pocas, acaban encontrando su propio yo, con o sin ayahuasca, hongos, peyote o incluso un mezcal bien macerado sobre la pechuga de una gallina mestiza.

La película busca el clásico y lo consigue en las selvas colombianas de Santa Marta, en la Amazonía, donde se cuecen los sueños entre los helechos gigantes arborescentes devoradores de niebla y los jaguares amarillos.

Entrar, incluso hace unos pocos años, en una ciudad maya desierta a las seis de la mañana en medio de la selva, Calakmul por ejemplo, es una experiencia inolvidable. Como al protagonista, y como dicen en México, "cuando esa víbora te pica, no hay remedio en la botica". Muy buena.
alfonso



viernes, 28 de abril de 2017

Lady MacBeth

Cumbres venenosas
Dir. William Oldroyd
Guión: Alice Birch
Act. Florence Pugh, Christopher Fairbank. Cosmo Jarvis, Noami Ackie...


Reino Unido, 2016, 89 minutos















Cumbres venenosas
No es una víbora ambiciosa que quiere ver rey a su hombre. No hay que confundir ambición con maldad. Y ni siquiera eso, pues la protagonista no hace más que defenderse de la agresión de su entorno, suegro, marido, sirvientes... que la convierten en un objeto inanimado y estéril, devota de su libro de oraciones y encerrada en una helada mansión de Northumberland, al norte de los yertos páramos de Yorkshire.

No hace más que defenderse del sistema que ha creado el puritanismo victoriano, la estructura de propiedad de la tierra que la liga a ella como si fuera una planta; de la dialéctica amo esclavo y de la propiedad capitalista británica de mediados del siglo XIX, al borde de la revolución industrial.

Ciertamente se excede con setas, bastones y las manos desnudas, pero vemos a una mujer que responde a la violencia con violencia crecida y se rinde a sus emociones.

Todo en medio de una fotografía envuelta en una bruma fina que hace que te restriegues los ojos en un vano intento de despejarla; en una atmósfera permanentemente ocre, excepto sus vestidos; sin música y con unos encuadres que tienden a la geometría, excepto en los arrebatos, dicen que de pasión, mejor sería decir lujuria, un término más veraz y menos mediterráneo.

Cuídate de quien te odia pero cuídate más de quien dice amarte.
alfonso

viernes, 21 de abril de 2017

Nieve negra

Atraco a las seis
Dir. Martín Hodara
Act, Darín & Sbaraglia & Lupi + Laia Costa



España, Argentina, 2017, 87 minutos
















Atraco a las seis (de la tarde)
He leído cuidadosamente los créditos para ver si en la producción estaba alguna de las tramas -Gurtel, Noos, Bárcenas- de las ranas de Aguirre ante tamaño fraude disfrazado de película, perpetrado por el trío argentino por antonomasia, Darín & Sbaraglia & Lupi, flanqueados por la señorita Laia Costa cuya principal habilidad no es precisamente la interpretación, y no quiero pensar en la obvia, la que probablemente ha debido proporcionarle sus "trabajos" en las patéticas series de la TVE de las FET y las JONS.

Entre los despropósitos, -además de los flasbacks ininteligibles, los movimientos de cámara erráticos, la música polvorienta y un guión remendado por un argentino post estructuralista- figura el rodaje en Andorra simulando Patagonia, viste, che. Será por eso por lo que los protagonistas farfullan en catalán en la intimidad (sic). O por que sean miembros de la Sagrada Familia de los Pujoletti ramoneando por los predios traseros de la muy noble y muy lerrouxista Cataluña...

Del argumento, una intragable amalgama de incesto, muerte, herencia, exilio, y salvajina, mejor ni hablamos. Y del rostro impenetrable del trío citado... hay un sitio en el infierno destinado para este tipo de contubernios. Justo al lado del reservado para el inventor de los muebles de metacritalo.
alfonso

sábado, 15 de abril de 2017

Negación

Dir. Mick Jackson
Guión: David Hare
Act. Rachel Weitz, Tom Wilkinson, Timothy Spall

U.K. y EE.UU. 2016, 109 minutos

















Fish & Chips estrella Michelín
En realidad la película no trata sobre un hecho real acontecido a final de la década de los 90, en que la editorial Penguin tuvo que demostrar la realidad del Holocausto frente a un negacionista demandante, pretendido historiador británico. No, en realidad, aunque nadie se ha dado cuenta, la película versa sobre el "maravilloso" sistema judicial británico y sus leyes, por las que hay que demostrar la inocencia entre otras lindezas. 

Así discurre toda la cinta en unos impresionantes escenarios reales de Londres, gentileza de la BBC a cargo de la producción, con un guión milimétrico a cargo del multipremiado David Hare, y con unos actores magníficos que juegan también a ser caricatura de los britihs gentlemen, lo más granado del Imperio, que no se alteran, no transpiran, -no digamos ya sudar-, no se emocionan y no se mojan... todo en aras del triunfo del sistema y su flema.

Hoy en día se ventila la eterna cuestión entre la corrección política y la libertad de expresión, aunque en realidad no existe tal conflicto. Se trata solamente de imponer el pensamiento único en virtud de la correlación de fuerzas en un momento concreto dictaminando lo que se debe decir y lo que no. Por parte de los unos y los otros.

O como dicen los británicos, "Tormenta en el Canal, el Continente aislado".
alfonso




lunes, 10 de abril de 2017

Neckam

Arrancad las semillas, robad a los niños
Dir. Gonzaqlo Tapia
Act. Pablo Rivero,  Hermann Bonnin,  Natalia Plasencia

España, 2016, 93 minutos








Arrancad las semillas, robad a los niños
Vaya por delante que la película es una irrisión que ni siquiera se ha estrenado en el circuito comercial. El director tiene mucho que aprender, mucho, especialmente en la dirección de actores, sobre todo con el zoquete de Pablo Rivero, de Cuéntame, que ni siquiera sabe qué hacer con las manos en un plano medio. Gracias a una sala tan especial como Artistic Metropol podemos acercarnos a trabajos interesantes aunque irregulares como este.

Pero tiene mérito y una magnífica ambientación en la ciudad de Tetuán, con una mansión moruna maravillosa y un hotel muy bien recreado, así como los coches de época, especialmente el Seat 1400 de los años 50.

Es de las pocas películas que empiezan a hablar de las colonias españolas y de la Masonería; con objetividad, se entiende. Un joven vuelve a Tetuán a investigar una herencia y se encuentra con su pasado de niño robado a unos maestro masones asesinados el 17 de julio del 36.

No extraña que la productora se llame Acacia Films .·. y que "Neckam Adonais" se refiera a las últimas palabras de Jacques de Molay, Gran Maestre Templario, antes de ser quemado clamando venganza contra el Rey Felipe IV y el corrupto Papa Clemente V.

Como bien dice un personaje, "La guerra la ganaron los curas y la perdieron los maestros". Y como en Irlanda llevan muchos años disfrutando de su botín de guerra, los niños y sus riquezas inmatriculadas.
alfonso

viernes, 7 de abril de 2017

El hijo de Jean

La anagnórisis y el virtuoso manejo del retrovisor
Dir. Phillippe Lioret
Guión: Natalie Carter
Act. Pierre Deladonchamps, Gabrielle Arcand, Catherine de Léan...


Francia, 2016, 97 minutos















La anagnórisis y el virtuoso manejo del retrovisor
Resulta que esa atracción irresistible, esa pulsión que tira como una locomotora de todos los adoptados, de todos los que hemos tenido una infancia conflictiva, donde la figura paterna queda en algún caso escondida tras la niebla de los recuerdos... O la materna en el fondo de un piadoso cul de sac... Esa que hace  que a una determinada edad, casi siempre madura, se produzca un leve chasquido, que se hojeen a la tarde los viejos albúmes polvorientos... se llama anagnórisis.

Un joven parisino recién separado recibe una llamada en la que se le comunica que su padre biológico ha muerto en Canadá, y la succión le arrastra irremisiblemente hasta el lago donde desapareció su cadáver en un día de pesca y a conocer a sus dos hermanos.

La herencia, -sin cadaver no hay sucesión- motiva la búsqueda del cuerpo y las peleas entre los dos hermanos canadienses durante la breve estancia en Montreal del parisino con alma de niño. Y no diré más.

Basada en el libro de Jean Paul Dubois Si ce libre pouvait me rapprocher de toi, es una pequeña joya en la que destaca una virtuosa gestión  del final.

Imprescindible, incluso para aquellos en paz consigo mismo.
alfonso


miércoles, 5 de abril de 2017

Hablando (último aliento)

Una temporada en el infierno
Dir. Ainhoa Amestoy

Texto de Irma Correa

Act. Lidia Navarro, Muriel Sánchez

Equipo artístico: Raquel Berini (ayudante de dirección), Elisa Sanz (escenografía),  Marta Graña (iluminación)...



Sala Princesa Teatro María Guerrero









 Una temporada en el infierno
El suicidio es una causa de muerte que mata en España más personas que la carretera, superando las 5000 al año, según cifras oficiales. Aparte de ser un derecho, muchas veces, demasiadas, esconde dramas, dolor insoportable, desolación, soledad y desamparo, lo que no se nombra ni aparece en las cifras oficiales. En este caso, la huida de una vida sencillamente inaguantable a manos de tu maltratador que un día creíste que era tu amante.

La sala pequeña del María Guerrero, la antigua cafetería de recuerdo tan familiar que duele, se ha transformado en una especie de ataúd con techo bajo e inclinado hacia un parco escenario que podría, podría, augurar lo que vamos a ver, dos mujeres en el infierno; la real y su fantasma, creyendo esconderse de su pareja a punto de salir de la cárcel. Pobres de nosotros si no charlamos con nuestro fantasma.

Un texto muy trabajado y bien escrito al que uno quizá le pediría que no impostase algunos elementos, -la pistola, los efectos sonoros, el final- para que funcione como una apisonadora, muy bien interpretado por las dos actrices, estupenda hasta la emoción Lidia Navarro, a la que deseamos ahuyente a su personaje nada más bajar de las tablas.

Por lo demás, aun en esa morgue, gran escenografía, dirección y puesta en escena de un espectáculo que bien merecería "hacer provincias", "hacer bolos", y sin embargo, no se merece el afiche del diseñador de turno, que no se sabe de dónde ha sacado ese par de cucarachas que adornan un cartel irreproducible.

Suicidarse a veces es abrazar la vida, reivindicar el derecho a desaparecer, como hacían Sartre y la Beauvoir, a huir y esconderse de los monstruos que viven debajo de la cama. Y en muchos casos encima.
alfonso





viernes, 31 de marzo de 2017

Cantábrico

Cantábrico
Dirección y guión: Joaquín Gutiérrez Acha

España, 2017, 100 minutos



















Alimañeros incontinentes
Uno sale casi aturdido por la omnipresente voz en off ribeteada de una música cansina e imparable, con un narrador que no acierta ni en el tono, ni el timbre, ni en los ripios. Por no hablar de juegos de palabras infantiles, "la araña pende de un hilo", "los oseznos se andan por las ramas"... amén de un guión extremadamente antropocéntrico.

Aparecen osos, lirones, armiños, víboras, arañas, larvas, salmones, picamaderos, gatos monteses, lobos, claro,  y un sinfin de fauna más, absolutamente descontextualizada, con un guión que bien puede discurrir en los Picos de Europa y la cordillera cantábrica, en la Selva Negra o en Mordor, porque en ningún momento se hace la más mínima referencia geográfica y jamás se acomete la tarea desde un punto de vista global y ecosistémico.

Las imágenes que giran en torno a las cuatro estaciones son espectaculares, con cámaras de alta definición y súper rápidas que proporcionan un gran campo focal pese a los teleobjetivos. Y abundan los ya inevitables y también vertiginosos drones.

O sea que por una vez el móvil sirve de algo en el cine. Para conectar los cascos, desenchufar de la banda sonora y escuchar por ejemplo La sinfonía del Nuevo Mundo de Dvoráck o el reggae eléctrico y de salutación a la vida de Eddy Grant. O También los ciervos de McEnroe
alfonso

viernes, 24 de marzo de 2017

Una historia de locos

Dir. Robert Guèdiguian
Act. Simone Abkarian, Ariane Ascaride, Grégoire Leprince-Ringuet...


Francia, 2015, 134 minutos
















El siniestro imperio otomano
El turco (sic) tiene en su historial haber perpetrado el primer genocidio del mundo moderno, millón y medio de armenios masacrados en los primeros años de la I Guerra Mundial, mientras el imperio otomano se despedazaba en los Balcanes, Siria, Egipto, Palestina... y arrostraba una guerra, de la mano de sus aliados alemanes, particularmente sangrienta en el Cáucaso. Los Jóvenes Turcos a cuya cabeza se puso Atatürk decidieron construir una nueva república, islamizarla y acabar con los armenios, cristianos, que flirteaban con los rusos en su búsqueda de la independencia.

Los verdugos fueron los kurdos, antes de probar en propia carne las delicias turcas. Hace 25 años los armenios echaron a los azeríes de Nagorno Karabaj por un quítame allá esas tierras. Y así hasta el infinito y mucho más...

Guèdiguian, hijo de padre armenio cuenta bien la historia de la lucha armada de su pueblo sin ahorrarnos lo peor y basándose en el caso del periodista español Antonio Gurriarán al que le estalló una bomba del ASALA en plena Gran Vía madrileña al pasar por allí.

Hoy Erdogan hace que Trump parezca un recatado centrista  y el mundo sigue riéndole las gracias de su posición estratégica mientras continúa demostrando que islám y democracia, en el sentido revolucionario francés de 1789,  es como agua y aceite.  O amistad y dinero.
alfonso

martes, 21 de marzo de 2017

Song to song, lo nuevo de Malick





Terry Malick, su nueva película


Ya aparece el tráiler de la última película de Malick, como siempre polémica, ver pieza del New York Times (en inglés), como siempre anárquica aparentemente, como siempre con un reparto espectacular de grandes actores, Michael Fassbender, Natalie Portman,  Rooney Mara, Ryan Gosling... ansiosos por aparecer en las cintas del filósofo cineasta. O viceversa.

Aparte de cameos de Holly Hunter, Iggy Pop, Johnny Rotten y Val Kilmer que luego ya veremos si no desaparecen en la sala de montaje, en una historia de amor y transcendencia ambientada ahora en el mundo de la música.

Esperemos que en esta ocasión se estrene en este país, porque la última, Knight of Cups, sólo se encuentra en DVD.

viernes, 17 de marzo de 2017

Los Hollar

La familia... rarita
Dir. John Krasinski
Act. Margot Martindale, Richard Jenkins, John Krasinski...


EE.UU. 2016, 89 minutos
















La familia... rarita
Porque no llega a disfuncional y ya se sabe que nadie conoce a esa familia feliz de la que tanto, sin embargo, se oye hablar. Una comedia blanca de estilo indie que va perdiendo fuelle conforme avanza hacia un final blando como un kiwi pasado de fecha.

Se trata de una obra de un realizador que está acostumbrado a filmar series en televisión y se nota en el ritmo, la hechura y el guión, bien escrito, pero ramplón y más propio de una de esas producciones que tanto gustan a nuestros millenials, dios los tenga en su seno, cuanto más lejos mejor.

Por otra parte, cine tan americano como esa comida basura que aparece constantemente en la película, bien hecho, con una banda sonora como de algodón hilado que mece la trama hasta dormirla. 

Se gana la estrella por la soberbia actuación de los dos veteranos actores, Margot Martindale y Richard Jenkins, que dan un recital de profesionalidad ante el propio director que se reserva el protagonismo, con una cara que parece la de esos obreros polacos que te hacen una chapuza en casa y no dejas de mirar la nevera por si desaparecen las cervezas.

Por cierto, las ya célebres y nonagenarias Hermanas Frikies de la Plaza de los Cubos, han reaparecido, yendo al baño con precisión milimétrica a la mitad del metraje, amarraditas del brazo. Ya casi me atrevo a darles la espalda...
alfonso

sábado, 11 de marzo de 2017

Kong: la isla calavera

Kong, la isla calavera
Dir. Jordan Vogt-Roberts
Act. Tom Hiddleston, Samuel L.Jackson, Brie Larson...


EE.UU. y Vietnam 2017, 118 minutos

















El mono sensato
Una descacharrante historia coproducida por Vietnam y rodada en la maravillosa bahía de Ha Long, al este de Hanoi, además de en Hawai y Australia, para volver a contar la historia del mono romántico y la isla misteriosa, pero esta vez en clave pacifista. Es el mono el que se enfrenta a su némesis encarnado en un Samuel L. Jackson que funde su perfil de coronel obsesivo recién terminada la guerra de Vietnam, con el del gigantesco simio que acaba siendo, además de un irredento romántico, el único cuerdo y el que defiende su carácter de cúspide de la evolución.

Pero aunque suena a trascendente, nada más alejado de la realidad. La película homenajea a Apocalypse now, El mundo perdido, El corazón de las tinieblas, -el héroe se llama Conrad-, Godzilla, King Kong, claro, y un montón de películas y libros más. El animalito se queda prendado de la protagonista por mor de su exuberante belleza y lo ceñido de su camiseta, acaba con el Kurtz trasnochado, con los monstruos que salen del inframundo y con el alto ejecutivo que dirige, torticeramente, la expedición.

Impresionantes efectos especiales, acción sin aburrimiento, mensajes encriptados, tribus místicas... un entretenimiento inteligente donde al final, los vietnamitas han podido opinar sobre su guerra al estilo hollywodiense. ¡Zas!, en toda la boca.
alfonso

sábado, 4 de marzo de 2017

El viajante

Dir. Ashgar Farhadi
Act. Sahab Hosseini, Taranehalidoosti, Babak Karimi...

Irán-Francia, 2016, 125 minutos


Oscar 2017 a la mejor película en lengua no inglesa













Invencible tristeza
Seguimos en el mundo del teatro pasado a pantalla grande, esta vez, La muerte de un viajante, de Arthur Miller, la mítica obra que significaba el fin de una época, la doble moral, la derrota de una ética que primaba el éxito por encima de cualquier otra cosa, hoy encarnada en un payaso presidencial que refleja precisamente todo eso. De ahí también el Oscar.

Farhadi vuelve por sus fueros como ya dije en Nader y Simin, una separación, buena narración, sólidos actores (de sí mismos probablemente), y una andanada contra el régimen de los ayatolas hasta donde deja la censura. Nosotros, los que vivimos bajo el franquismo la adolescencia y primera juventud, sabemos apreciar los dobles sentidos, lo que no se dice, las intenciones de denuncia enmascaradas en comentarios al socaire.

Quizá también esa ausencia de sonrisas de los personajes, el ambiente grisáceo, las ropas como de tienda Humana, esa cutre de tercera o cuarta mano, que tanto gusta a los podemitas... Sólo los chavales del colegio prestan alguna mirada todavía no desencantada.

Dijo Raymond Charler en El largo adiós que no hay nada más triste que un mexicano triste. No conocía sin duda a Farhadi y sus paisanos. Sólo para días de vino y rosas.
alfonso

sábado, 25 de febrero de 2017

Fences

Fences
Dir. Denzel Washington
Act. Denzel Washington, Viola Davis, Stephen Henderson...


EE.UU. 2016, 139 minutos
















Antropología afroamericana
De la mano de uno de los iconos negros, productor, actor y director, se presenta una de las películas, Moonlight, El nacimiento de una nación Figuras ocultas son otras, que se enfrentan al Hollywood supremacista blanco, escenificado en la entrega de los Oscars del año pasado y hoy reencarnado en un simpatizante del Ku Klux Klan investido presidente.

Se trata de una obra del dramaturgo August Wilson, el reverso de los grandes del otro lado del río, Eugene O'Neill, Tenesse Williams, Arthur Miller, muerto prematuramente tras haber escrito varias obras que describían la situación de sus pares a comienzos de la década prodigiosa de Kennedy y Martin Luther King, que aparecen ostensiblemente en la película colgados de la pared, presidiendo el salón.

Puro teatro filmado sin pretender ocultarlo, cuenta con dos poderosas interpretaciones, quizá mejor la de ella que la de él, contando una historia que por estas latitudes no suena. Desde el lenguaje de béisbol que trufa la película al fortísimo acento, pasando por unos avatares muy lejanos, aunque no tan distantes.

La última parte decae para rematar con un final penoso, digno de un cuadro kitch de la Última Cena o similar pintado por Almódovar.
alfonso

viernes, 10 de febrero de 2017

Felices sueños

Felices sueños
Dir. Marco Bellochio
Act. Bérénice Bejo, Emmanuelle Devos, Valerio Mastandrea

Italia, 2016, 134 minutos

















Mamma no hay más que una
Marco Bellochio, el viejo zorro del cine transalpino, se enfrenta a esa obsesión italiana por la mamma, la famiglia, en parte debida a una secular educación católico-machista y en parte por la ausencia de estructuras laicas de la República que sostuvieran el desarrollo de la sociedad hasta muy avanzado el siglo XX. Y por más razones, extrañas, ignotas, arcanas... estúpidas del todo.

Se trata de un completo recital de una manera de hacer cine, diría que deliciosa: culta, europea, sofisticada, un punto histriónica, para un genio capaz de hilvanar escenas dispares que son como cuadros de teatro sin que se resienta la estructura general, también debido a una fina labor de puesta en escena, música y montaje. 

Y amontonando italianadas sin que chirríen, Domenico Mondugno, Raffaela Carra, el Calcio, Belphegor, el lujo con clase de las mansiones, la televisión iluminando el salón a oscuras, el padre sin la más mínima educación sentimental, tan de esa época, el cura bobo frente al otro, fino estilista vaticano...

Pero hasta al mejor mago se le ve el atrezzo, y convoca algunos espíritus que no puede dominar, utilizando recursos de primerizo como esa carta abierta que escribe el protagonista para reivindicar a la madre como la única patria, o sacándose un final subrayado, con vuelta al útero materno. 

Se le ve el cartón, como a esa otra madre y viuda del prócer de la CAM alicantina a la que han descerrajado dos tiros, presuntamente sus familiares, por un asunto tan terreno como 500 millones y una acción de oro cedida, cómo no, a su primogénito y único varón.
alfonso

sábado, 4 de febrero de 2017

Manchester by the sea

Manchester by the sea
Dir. Keneth Lonergan
Act. Casey Affleck, Michelle Williams, Joe Chandler...

EE.UU, 2016, 137 minutos











El lenguaje secreto de la desolación
Un poco manipuladora, forzando un guión que tiende a no tratar con el debido respeto a sus protagonistas, no sé por qué me recordó a otra película hinchada de hace un buen puñado de años, París, Texas. Si partes de la apabullante desgracia que haces caer sobre el protagonista ya puedes hacer luego con él lo que quieras.

Más aún si te vales de un actor estupendo como el hermano menor de Ben Cara de Palo, que tiende siempre a soportar un peso invisible sobre los hombros y por eso los lleva casi imperceptiblemente levantados. No es difícil dibujar a continuación a un cateto de Massachusetts, ya sea estibador de puerto, encargado del mantenimiento de un hotel de tercera o pescador frente a las costas de Gloucester, como aquellos de la Tormenta perfectateniendo que hacer de tutor de su sobrino sin manejar ninguna de las artes que requieren la faena.

La película adolece de los códigos al uso del drama y se hace áspera y algo difícil de ver en todo su metraje. Desde luego no encaja ni con fórceps el Adagio de Albinoni, lo cual dice mucho de la mezcla imperfecta que hace en esta ocasión el guionista y director de Margaret, o Cuenta conmigo y se echa en falta algo más de mar.

Y por cierto, es "junto al mar", no frente al él. Que el diablo se esconde en los detalles.
alfonso

jueves, 2 de febrero de 2017

Los Gondra (una historia vasca)

El fantasma de Hamlet en el caserío
Dir. Josep María Mestres y Borja Ortiz de Gondra (Texto)

Act. Marcial Álvarez, Sonsoles Benedicto, María Hervás, Iker Lastra, Juan Pastor Millet, Francisco Ortiz, Borja Ortiz de Gondra, Pepa Pedroche, Victoria Salvador, Cecilia Solaguren, José Tomé.


Centro Dramático Nacional, Teatro Valle Inclán












Borja, un fantasma en el caserío
Teatro del antiguo, un poco rancio, lleno de artificio, -proyecciones, efectos sonoros, esa manía contemporánea por los cajones deslizantes, bochornosos números musicales-, y muchos  clichés gastados para narrar una historia que nunca es la de una familia y sí pretende contar la canónica de hoy en día de una Euskadi llena de ruido y furia.

Para ello el propio autor de un texto muy ramplón nos lo presenta personalmente en escena y hace un par de cameos infumables cuando le viene en gana, más por lucir palmito que por otra cosa, como trasunto descafeinado de un Hamlet doliente penando por el caserío familiar.

Es difícil en la actualidad ver diez actores en escena... y que todos lo hagan tan mal, algunos armados de pinganillo, ¿no se saben las -pocas- frases en euskara?, abusando de los gritos, los excesos y sobre todo, los tópicos, tremebundo el de la abertzale vestida a la moda actual en los años 80.

Desfilan curas, monjas, carlistones, homosexuales incomprendidos, amas inmisericordes con mando en plaza, pelotaris, cubanos indianos, baserritarras... Todos algorteños, pegaditos a Las Arenas.

Luego la historia trata el trasfondo cainita de la sociedad vasca desde las guerras carlistas hasta la década de los ochenta, donde solo falta que aparezcan Melitón Manzanas y Carrero Blanco, esos dos mártires de la democracia, su dios y el PP los tiene sin duda en la gloria.

O sea, todo muy indigesto, como un pil pil mal ligado donde además no se nos ofreciera bacalao sino abadejo.
alfonso

sábado, 28 de enero de 2017

Vivir de noche

Vuelve la Ley Seca
Dir. Ben Affleck
Act. Ben Affleck, Zoe Saldana, Grandan Gleeson, Chris Cooper...

EE.UU. 2016, 129 minutos

















Vuelve la Ley Seca
Si las novelas de Dennis Lehane van  siendo cada vez peores conforme sube su cuenta corriente y ya no reflejan ese pozo de violencia que era el país a principios del siglo pasado, cuando tras masacrar a los nativos, italianos anarquistas e irlandeses hambrientos llegaban como moscas a las costas de Boston, las películas castradas de la Warner no hacen más que empeorarlas.

Y de eso se encarga Ben Affleck Cara de Palo, como director y peor aún como actor. Nada que ver con su hermano Casey, -siempre los pequeños nos hemos tenido que ganar a pulso el respeto-, y aquí firma un bodrio que chirría más si, como yo, acabas de leer el original.

Una ambientación que quiere ser lujosa no se queda más que en un desfile -deslumbrante, eso sí-, de coches de época en un plató falso como la epístola de un pederasta donde campan unos personajes de cartón piedra, incluso el del siempre creíble Chris Cooper. Brendan Gleeson sigue siendo el más grande incluso en este papel de tercera donde pone su corpachón para encarnar a un auténtico irlandés de Cork, allí donde da la vuelta el aire.

Ahora que vuelve el Ku Kux Klan, el racismo sin máscaras, la tortura como argumento de sacristía, los cristianos renacidos, telepredicadores y prostitutas devenidas en primeras damas de presidentes Down, igual nos cuelan de rondón otra Ley Seca. No estaría mal ir haciendo planes para volver a destilar  y distribuir clandestinamente el orujo blanco de esas otras tierras celtas, que nunca han dejado de tener alma contrabandista.
alfonso


miércoles, 25 de enero de 2017

Eroski Paraíso

Galicia en vena
Dir. Xron
Act. Patricia de Lorenzo, Miguel de Lira, Cristina Iglesias, Fidel Vázquez

Producción de Chévere

Matadero Madrid







Galicia en vena
Llegué  a Muros en 1980, -acaba de cerrar el Paraíso, la sala de fiestas, y aún no se había abierto Eroski, el súper que la sustituyó-, entre gañidos de gaviotas y un sol traicionero de mediados de agosto. Unos años más tarde visité el cementerio de Serres, donde se concibe a la protagonista joven de esta obra, y las tumbas se abarloaban monte abajo por efecto de las lluvias, entonces casi perennes. Una abuela sentada en una silla de enea vigilaba el camposanto.

La compañía Chévere representa esa época hoy, y sobre todo ese espíritu, el de la memoria y el desarraigo, donde dos grandes actores de la mejor escuela del naturalismo recrean el sentimiento gallego de la vida, a medias entre la morriña y la retranca.

El Matadero, el lugar que habitan los sueños, sirve de escenario a la película que filma una hija de ninguna parte sobre el encuentro de sus padres, sirviéndose de un escenario recreado del supermercado vasco. Casi se puede oler la lonja, la salamandra de piedra bajo el mercado, las taciñas de Ribeiro, -entonces casi no existía el Alvarinho-, el muiño das mareas, los exvotos ciegos de la iglesia de la Virxe del Camiño, las playas salvajes de Monte Louro y Carnota.

No hay que perderse esta representación que te introduce a la gallega en sus venas abiertas, con sigilo y poco a poco, como si te los encontraras dudando en el rellano de una escalera. Galicia siempre tira como un imán; si no existiera, habría que inventarla.
alfonso

sábado, 21 de enero de 2017

Callback

La empatía de un banquero
Dir. Carles Torras
Act. Martín Bacigalupo, Lilly Stein...

España 2016, 80 minutos


















La empatía de un banquero
Obra del todo independiente en la que debutan director, actor principal y guionista, y actriz secundaria, con una fotografía de lujo de la ciudad de los rascacielos y los losers que deambulan como zombies por las callejuelas del sueño americano.

La historia de un inmigrante que trabaja en mudanzas de tercera y acude a centenares de castings de publicidad en busca del papel en que reconocerse a sí mismo y a la imagen de triunfador que le exige esa sociedad. Mientras, se hace cristiano renacido, asesina sin el menor pudor o remordimiento y acaba mezclando la realidad cuando, por fin, recibe la llamada de un estudio -callback- para concederle un papel higiénico.

Ahora que Calígula anda suelto vuelven las críticas inclementes a los despojos del Imperio que se derrumba con los bárbaros a las puertas, léase musulmanes hartos del saqueo de sus riquezas a cargo de sus propios gobernantes, ayudados, eso sí, por la inestimable ayuda de las grandes corporaciones.

Si un espejo te devuelve la mirada que proyecta ante el excelente actor chileno Martín Bacigalupo, ni lo dudes, te has convertido en el clon de Ana Patricia Botín.
alfonso