domingo, 24 de enero de 2021

Ya no estoy aqui

 

Dirección y guion: Fernando Frías de la Parra

Reparto: Juan Daniel Garcia, Coral Puente, Angelina Chen...

México, 2019, 112 minutos

Netflix







No future
Una historia escondida en las tripas de Netflix que parece estar teniendo éxito -pese a las recomendaciones de Almodóvar y las de los muñidores de ese monumento al esperpento que son los los Premios Goya-, que cuenta la historia de los Kolombianos, un proyecto de mara pacífica de colombianos establecidos en Monterrey, al ladito mismo de la frontera texana sin que sepamos por qué.

Retrata sin truculencia ni morbo los abigarrados signos que eligen estos modernos pachucos para crearse una identidad en tierra de nadie, donde aparecen también como meros apuntadores, nunca mejor dicho, los sicarios jovencitos que tiran de AK47 o similar: música de cumbia ralentizada, peinados extravagantes, ropa gringa exorcizada, marcas veneradas, bailes de origen precolombino ejecutados como cóndores de baja intensidad, un lenguaje de apenas 200 palabras que conviene escuchar con  subtítulos para entenderlas.

Asisten a su destierro en busca de un lugar seguro, pasan por la emigración clandestina, conectan con otros inmigrantes más arraigados como los chinos de EE.UU, vuelven a esa tierra donde el Tecnológico de Monterry, el MIT azteca, convive con la miseria de los cerros y trazan la senda que recorren todo tipo de bandas en los países latinoamericanos más atrasados del planeta.

Muy bien narrada y fotografiada nos ilustra sin violencia, drogas ni torturas en directo sobre la vida en un territorio sin futuro, a pesar de que el populismo le tenga como referencia indiscutible de su irrefrenable ansia de poder y de su miseria teórica, ideológica y estratégica.
alfonso


martes, 12 de enero de 2021

Lo mejor del aciago 2020

2020, encerrados con un solo juguete 


Poco cine, menos aún en salas y atracón de películas mediocres en las plataformas lideradas por Filmin. 

Incluso algunas series, para uno que abominaba de ellas, sorprendido por Chernobyl y con la ceja ligeramente levantada en The Crown.

En la categoría de bodrios ha habido dura competencia, Tarantino, Sam Mendes con su plano secuencia trucho de 1917, hasta que Clooney, relegado a marido políticamente aburrido se ha hecho con el baldón. Peor para él.

Mejor película y mejor actriz


La ceniza es el blanco más puro y

Zhao Tao

China es un tigre de papel





Mejor serie

Chernobyl

El poder de la mentira (Pedrito, toma nota)









Mejor director


Terry Malick por Una vida oculta

Tumbas sin nombre






Mejor actor

Willem Dafoe por The Hunter (El último cazador)

El tigre fantasma de Tasmania







Una rareza


Historia del cine, una odisea

Apoteosis del arte y desmayo





Bodrio de año (Mérito doble por la pandemia)

El cielo de medianoche

Georges Clooney encadenado


Clara y Claire

 

Director: Saffy Nebbou

Reparto: Juliette Binoche, Charles Berling, François Civil...

Francia, 2019, 101 minutos

Filmin








Queremos tanto a Juliette
A pesar de tener dos años escasos podría parecer vieja porque la historia se basa en Facebook y no en el enjambre de redes suciales (sic) que sirven a los seres humanos para incomunicarse peor que antes, y no es que uno abogue por las relaciones analógicas, que tampoco.

Pero el ejercicio de la Binoche, -si alguien se merece el artículo delante en el mundo de la farándula es ella-, para dar vida a una película con muchos cartelitos de Whatsapp y posts de la red de Zukerberg, es inaudito. Y el paso sutil de puesta en escena, -maquillaje y fotografía, sobre todo-, de cuando está en casa atendiendo su relación con un joven navegante sentimentalmente inexperto a cuando vive fuera de sí misma, herida por una relación truncada es apasionante de ver.

La historia tiene un giro de guion en el último tercio y gana. Hasta ahí se desenvuelve con cierta pesadez pero acelera hasta un final abierto que no se merece un reventón, es decir, eso que los influencers más cursis llaman un spoiler.

Cada día más sabia, mejor actriz y más sugerente, flirtea con su edad a la vez que ironiza con el declive de una mujer cuando pierde su lozanía y se enfrenta a la atracción que su pareja siente por la juventud más lacerante. Y no es la primera vez, véase Viaje a Sils María.

Muy bien secundada por la terapeuta que la sirve de espejo, François Civil, tenemos que reconocer, que como Cortázar por Glenda Jackson, sufrimos una poderosa debilidad por esta mujer, una actriz que ha sido incluso capaz de sobrevivir a Isabel Coixet, lo que tiene mucho mérito.
alfonso