sábado, 30 de agosto de 2014

Una familia de Tokio

Un Ozu light
 Dir. Yoji Yamada
 Act. Isao Hashizume, Kazuko Yoshiyuki,  Masahiko Nishimura...






Japón, 2013, 146 minutos
Un Ozu light
Hay que tener valor para homenajear al Ozu de Los cuentos de Tokio. Aunque uno sea Yamada y haya firmado 84 películas. Y además lo hace bien, pero es como si aquí se hiciera una segunda versión de Viridiana a cargo de uno de estos muchachos que ahora triunfan en Hollywood con Antonio Banderas y Penélope Cruz como protagonistas. No son malos, pero...

Le falta ese peso, esa trascendencia que tan bien definió Paul Schrader en su célebre ensayo sobre el cine trascendente del japonés más Bresson y Dreyer. Se mueve en la misma onda de tradición y modernidad, en ese gigantesco salto que tuvo que dar el país desde el espíritu samurai en 1945, a vanguardia del capitalismo y del modo de producción asiático de nuestros días. 

Y utiliza los mismos mimbres que el homenajeado, las tramas tenues, los planos medios, la cámara baja, la naturaleza en contraposición a la modernidad, los escenarios del bar, restaurante, oficina, casa. Y olvida los silencios, el rito, el espacio que dejan las flores entre sí, el espíritu haiku. Eso que es precisamente inimitable.

No obstante, si olvidamos el original, agradable de ver en esta repesca de verano que hacen los cines Renoir, en una sala llena de mujeres de más que mediana edad que no hacían más que levantarse al aseo, quejarse por el aire acondicionado y llorar esquinadas tras un pañuelo.

No menos agradable comprobar que mi mini curso de japonés ha dado su fruto: entendí exactamente siete palabras del original. Nada mal para lengua tan diabólica como sus origamis.
alfonso


domingo, 24 de agosto de 2014

Malick, el agua y el fuego

Previo a Voyage of time 

Antes de que se estrene su próxima película, un vídeo del coreano Kogonada sobre la utilización del agua y el fuego en las películas del texano menos reconocible.
Hay que verlo a pantalla completa...

viernes, 22 de agosto de 2014

Locke

El padre mal enterrado
 Dir. y guión: Steven Knight
 Act. Tom Hardy

 UK, 2013, 85 m.
Un padre mal enterrado
Auténtico tour de force del director y padre de la criatura, Steven Knight, Promesas del Este, Redención, con un solo actor, un solo escenario -un coche-, tiempo real y un móvil manos libres, para contar una historia sencilla de un hombre forzado a enmendar no solo su pasado, sino su propia genética. Para ello arriesga trabajo, esposa e hijos, y posición.

A los que abominamos de los móviles y sobre todo del funéreo Whatsapp, puede llegar a agobiarnos el flujo continuo de llamadas, sentimiento que inmediatamente cede por empatía con los verdaderos, auténticos problemas del protagonista que, afortunadamente, con su padre muerto habla a través del espejo retrovisor.

Muy buena actuación por lo contenido y lo bien que da Tom Hardy físicamente el personaje y, claro, buen guión, justo con las trampas necesarias para que funcione en ese alambre tensado. Y todo el paisaje de la Motorway M6 camino a Londres de noche porque las luces y los reflejos hacen que el parabrisas se transforme y nos introduzca en algún sofisticado escenario teatral.

Lástima la referencia a Help for Heroes que suena thatcherista. Y menos mal que se trata de un BMW X5. Que no da la felicidad, pero calma los nervios.
alfonso

viernes, 15 de agosto de 2014

Una cita para el verano

Jack goes boating
 Dir. Phillip Seymour Hoffman
Act. Phillip Seymour Hoffman, Amy Ryan, John Ortiz, Daphme Rubin-Vega.



EE.UU, 2010, 91 minutos
El síndrome Bolaño
El autor chileno mexicano, por cierto excesivamente sobrevalorado, murió prematuramente con poca obra y desde entonces se publica cualquier cosa que pueda oler remotamente a él.

Hoy cae por la cartelera, en plena canícula y con nocturnidad, la única película dirigida por el actor más sobresaliente del siglo, el Orson Welles del XXI. Se trata de la adaptación de una obra de teatro off Broadway, es decir estilo Greenwich Village, indie y de bajo presupuesto, que había llevado a escena con cierto éxito LAByrinth, un conjuntado grupo de actores, capitaneados por el rubio gordito.

Puede funcionar bien en las tablas, pero pierde peso en la pantalla, por el minimalismo de la trama, -dos parejas, una en composición y la otra en descomposición-, y porque es una obra puramente actoral que se basa en las distancias cortas y el directo.

Pero ahí surge el monstruo que le hacía desaparecer en el seno de sus personajes y se apropiaba de su cuerpo y su alma para resucitar en el cuerpo de ese Frankestein.

Quizá el alimento de ese monstruo fuera lo que le mató. ¡Quién sabe! Desde luego fue una desgracia para nosotros, sus allegados... en todo el planeta.
alfonso

domingo, 10 de agosto de 2014

Shirley, visions of reality

Soledad y silencio en Hopper
 Dirección, idea y guión: Gustav Deutsch
 Act. Stephanie Cumming



Austria, 2013, 93 minutos.






Soledad y silencio
Uno nunca es objetivo, pero debo decir que la pintura de Edward Hopper se convirtió en una obsesión hace más de treinta años con desafortunadas consecuencias... para el bolsillo. 

Dicho esto, a la película se le pueden poner pegas, la voz en off de la radio o la historia que narra la protagonista absoluta, por cierto, una mujer de extraordinario encanto sin ser una belleza formal, de una sensualidad inquietante.

Una vez superado el shock inicial, porque no es lo mismo verla en el tráiler que adjunto que en una pantalla de cine, la contemplación de este extraordinario trabajo se convierte en un placer absoluto, una vez que has cerrado la boca, algo más recuperado tras los primeros quince minutos.

No es que sea un obra maestra como película, pero la he calificado así porque es absolutamente imprescindible. Porque apunta levemente al lugar donde miran todos los personajes de Hopper. Allá donde se encuentran todas las respuestas.
alfonso


sábado, 9 de agosto de 2014

Begin again

Apoteosis del buen rollito
 Dir. John Carney
Act. Keira Knightley, Mark Ruffalo Haillee Steinfeld...


EE.UU, 2013, 104 minutos.
Apoteosis del buen rollito
Nada que ver con la primera, Once, aunque comparta la temática musical y el guión sea muy parecido, la grabación de un álbum sostenido en una historia de pareja. Cambia el sucio y maravilloso Dublín por un pulido Nueva York, la historia de músicos callejeros por ejecutivos medio hipsters, una música auténtica de pub irlandés por unas baladas pop con letra que parece escrita por Monseñor Rouco Varela.

Y todo con muy buen rollito, todos los gadgets Apple en primer plano, el Jaguar años 50, la relación con las ex, el rapero -negro, claro-, de buen corazón, el gordito gracioso y sexualmente invisible, todo cool and cute rematado por una Keira Knightley más insufrible que nunca con todos los trapitos recién sacados de Telva.

Y una moralina sobre las relaciones y los hijos de auténtico alcanfor, que incluso consigue que la hija adolescente se quite los pantalones cortos y se ponga un vestidito hasta la rodilla para ligarse al guaperas de clase.

Pero John Carney te has pasado, has vendido tu alma irlandesa al mismísimo papa Wojtyla y sus acólitos para crear casi, casi, un musical del Opus. Debería darte vergüenza volver por Dublín.
alfonso

miércoles, 6 de agosto de 2014

El burgués gentilhombre

Moliere entre plumas
Compañía Cubana Mephisto

Dir. Liuba Cid
Act. Justo Salas, Guillermo Dorda, Rey Montesinos...

1 h 20" con intermedio, servicio de bar al aire libre











Molière entre plumas
Siempre está bien que se maltrate al autor francés de palabra y obra, un burgués insufrible con una vis cómica carpetovetónica de indisimulado aroma gabacho, adalid moralista de una temática que pretendía ser azote de la aristocracia y de la burguesía de su época y ha quedado en tortura refinada para sus espectadores.

Y bien que lo hace a modo la compañía cubana Mephisto, en una farsa monocorde envuelta en plumas sin matices, que más que cubana parece el mismísimo venezolano por excelencia (Chávez me perdone), Boris Izaguirre, trasmutado en los nueve personajes de escena, todos hombres interpretando, en la mejor tradición del teatro barroco, también los personajes femeninos.

Una versión "actualizada" bastante pedestre, en que el respetable, entre bocado y bocado, ríe algunas inocentes -la sala pertenece al Ayuntamiento-, alusiones a los Borbones. El elenco de actores está correcto aunque mal dirigidos, con un desarrollo totalmente plano sin picos ni valles, indispensables para una obra cómica.

Lo mejor, el jamón y el vinillo de Rioja, el público derrengado aunque contento en unas sillas de chiringuito playero en el ferragosto madrileño, la mirada desconcertada de un niño rubio a todas luces escandinavo, la charla con Maite, anfitriona del evento.
alfonso

viernes, 1 de agosto de 2014

Un toque de violencia

Un toque de violencia
Dir. Jia Zhang Ke
Act. Jiang Wu, Meng Li, Lanshan Luo...


China, 2013, 130 minutos








La involución cultural china
Definitivamente el capitalismo no es un tigre de papel y los chinos lo están comprobando con muy desigual fortuna entre los más ricos del planeta y si no los más miserables, sí los que están pagando el precio más alto por sus esquivas mejoras y por unos niveles de violencia institucional que siempre parece menos perturbadora que la individual.

Pero algunos peatones de la historia estallan en cuatro relatos que se cruzan: un minero desposeído por su jefe y sus antiguos amigos, un tipo normal devenido en asesino, una mujer que no tolera abusos y un joven aprendiz que se desliza por la pendiente de la explotación más abyecta. Todos revientan y revientan de paso a sus corruptos trepadores. 

En el país celeste donde el cielo nunca es azul la fotografía brinda unas imágenes que relatan lo monstruoso del crecimiento, la sordidez del gran salto hacia atrás, la campaña de las cien flores marchitas.

Y aporta pequeños detalles sobre el amor a los animales, el budismo, alguna ópera china sobre los inocentes, el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno de la corrupción, y dos detalles impagables: el tiro que se lleva un maltratador de su caballo de carga y el que recibe a bocajarro el millonario dentro de su Maserati.
alfonso