sábado, 29 de diciembre de 2012

Lo mejor (visto) del 2012

 Mejor película
 Moonrise Kingdom

 Mejor dirección y adaptación 
 Terence Davies
 The deep blue sea
Mejor Actor

Michael Fassbender por Shame

Mejor banda sonora
Shame

Mejor actriz 
Kaya Scodelario por Cumbres borrascosas

Mejor fotografía
Cumbres borrascosas







Mejor guión
Silencio de hielo









Mejor película en castellano
Nostalgia de la luz



Mejor obra de teatro
Lástima que sea una puta






Frikada del año (buena)
Holy Motors








Bodrio del año
Tenemos que hablar de Kevin

lunes, 24 de diciembre de 2012

Holy Motors

 Dir. Leos Carax
 Act. Denis Lavant, Eva Mendes, Kylie Minogue

 El trailer

 Francia, 2012
Por la belleza del gesto
Sólo podría ser francesa, transitando por esa delgada línea que separa lo pedante de lo sublime, y sólo puede ser refinado producto de esa misma ultracultura, siempre al borde del atrangantamiento. También puede sin duda irritar, porque no cuenta nada, pero trata de despertar a ese espectador dormido que vemos en la introducción a la "historia", transitando de la vigilia al sueño en una platea oscura.

Filmada íntegramente en digital, aunque su autor reniegue explícitamente del formato en la propia película, produce una luces y unas texturas que le viene al no-relato como anillo al dedo. Con imágenes que entran hasta el fondo del subconsciente como el fauno verde comiendo las flores del cementerio de Montparnasse o el asesino que disfraza a su víctima de asesino, o la orquestina de aires serbios tocando mientras desfilan en el interior de una iglesia vacía...

Y todo mientras recorren París en limusina que como dice el autor "... ahora las veo en mi barrio de París  todos los domingos en las bodas chinas. Están totalmente en sintonía con la época, a la vez ostentosas y cutres. Son bonitas por fuera, pero su interior infunde una especie de tristeza, como una casa de citas".

Puede funcionar como puerta batiente a una época nueva, cutre y ostentosa, desde otra que ya acabó y que nos ha acabado haciendo adictos a la narcolepsia.
alfonso


sábado, 22 de diciembre de 2012

Infancia clandestina

 Dir. Banjamín Ávila
Act. Ernesto Alterio Natalia Oreiro, Cesar Troncoso

Argentina, Brasil, España, 2011




 De Juan a Ernesto y viceversa
La película rememora la infancia de los hijos de los Montoneros, esos peronistas de izquierdas (sic) que como en la película, llamaban a sus hijos Juan por Perón y acababan por ponerle de nombre de guerra Ernesto por ese fantasma que recorrió América Latina, desencadenó verdadero furor por la vía armada al socialismo y acabó, en un viaje circular, retornando al punto de inicio con la llegada de los populistas al poder, léase Chávez, Ortega, Humala y otros epígonos del engominado Berlusconi porteño.

Larguísimas escenas en las que siempre sobra metraje, otras que resultan huecas como la de los niños declarándose en el parque de atracciones, la salvan del naufragio el estupendo trabajo de Ernesto Alterio siempre con la sonrisa asomándole a los ojos, y la sinceridad de la propuesta, basada en hechos reales acontecidos al propio director.

Algunos tontos, de la inmensa legión que nos rodea, pensarán que es una barbaridad meter a los hijos en ese tipo de militancia que tenía visos de acabar como acabó, con los más pequeños robados y alojados en los católicos hogares de los torturadores, pero uno sostiene que por lo menos les ofrecían la ilusión de un mundo mejor y menos atrozmente injusto, y poder jugar de verdad con la parafernalia del revolucionario profesional en vez de con esos sádicos juegos de consola con que nuestra alegre muchachada solaza sus horas previas al botellón.
alfonso

domingo, 16 de diciembre de 2012

Nostalgia de la luz

 Guión y Dirección: Patricio Guzmán

 Chile, 2010

Cadáveres celestes
A mitad de camino entre una película y un documental, el autor de La Batalla de Chile traza una fascinante reflexión sobre el tiempo y la memoria.

Para ello escoge el desierto de Atacama, -uno de esos escasos lugares donde uno puede medirse, como la Pampa, alta mar o el horizonte septentrional del mar de Barents- con una luminosidad despiadada que permite observar el universo, mientras en el subsuelo humean los cadáveres enterrados por la dictadura de Pinochet.

Algunas conversaciones con astrónomos y deudos, algunas frases brillantes, "aquella edad en que creímos que dejábamos de ser niños", una fotografía exquisita, un montaje regido por un metrónomo, le sobra media hora para ser una obra maestra. No estrenada en salas comerciales por falta de distribución, apenas seis pases en El Matadero, se puede encontrar en Internet.

Todo es pasado, lo que acabo de escribir es ya pasado, como la luz que llega silbando desde el Big Bang, en efecto, no somos más que memoria.
alfonso




jueves, 6 de diciembre de 2012

Una pistola en cada mano

Dir. Cesc Gay
Act. Ricardo Darín, Candela Peña, Leonor Watling, Eduard Fernández...

España, 2012













Elogio de John Wayne
Pues si hubiera que elegir entre la patética cuadrilla de metrosexuales adictos al Prozac, feos y vestidos de Zara, y el desgarbado, enorme, bizco y duro Rooster Cogburn, yo, -y ellas, por supuesto-, nos quedaríamos con el protagonista de Valor de Ley, ya fuera el sin par John Wayne o Jeff Bridges, el mismísimo Nota.

Además, Cesc Gay ha intentado hacer una segunda parte de la notable En la ciudad, jugando con las cartas marcadas, es decir con un completo y excelente plantel de actores que le levantan una película mínima y llena de tópicos, que rema a favor de la corriente de esa generación Bob Esponja, con escenas baratas de diálogos torpes, en localizaciones vulgares, con música inexistente y fotografía desaparecida.

También ha incluido algún comodín para su hipotético triunfo en taquilla como la bruja de Cayetana Guillén Cuervo, el capo mafiosillo que mueve los hilos del cine español, y ha hecho la pelota todo lo que ha podido a esa caricatura de feminismo desnatado, adicto al whatsapp y al bífidus activo tertuliano.

Un horror que no le hace cosquillas ni siquiera a Sergio Leone y sus simpáticas e infumables películas almerienses.
alfonso

domingo, 2 de diciembre de 2012

La parte de los ángeles

 Dir. Ken Loach
 Act. Paul Branningan, John Henshaw, Gary Maitland...


 Reino Unido, Francia, Bélgica, Italia, 2012
Apología del chándal
Es ahora el veterano Ken Loach el que encara directamente la Segunda Gran Depresión, cosa que venía haciendo por otra parte desde sus primeras películas y sobre todo documentales de su época de realizador de televisión. Y lo hace de la mano de su irregular guionista de cabecera, Paul Laverty, que también se ha convertido en el de Iciar Bollaín, merced a su relación de pareja.

Divertida, con un sólido y preciso guión, bien contada y bien filmada, sin alardes de fotografía, -lástima porque las Higlands lo merecerían-, te hace pasar un magnífico rato riéndote de los avatares del grupo de desheredados de la tierra, descendientes legítimos de Tom Joad, tratando de descifrar su inglés con fortísimo acento escocés de Glasgow, trufado de slang, y viéndoles cometer sus inconsecuentes travesuras.

Lástima que a Loach le salga la vena moralista en un final penoso y que le pierda su discurso pelín paternalista y paterno filial como vía de redención.

Pero le salva -como nos salva a todos- el sentido del humor, que es lo único que jamás se debe perder. Junto a lo que no se puede nombrar porque nos meterían en la cárcel.
alfonso

sábado, 1 de diciembre de 2012

El capital

Dir. Costa Gavras
Act. Gad Elmaleh, Gabriel Byrne, Natacha Régnier

Francia, 2012












La realidad supera a la ficción
Al pobre Gravras le han superado por la derecha. Este hombre ya mayor y autor de películas memorables, Z, Desaparecido, La caja de música... se ha quedado gagá, destino que indefectiblemente nos acabará alcanzando a todos. Claro que para superar en la ficción los acontecimientos que nos está deparando este tenebroso comienzo de siglo hay que echarle una imaginación volcánica. Baste un botón. La conclusión de la película es una frase que quiere poner broche de oro a la misma, dicha en un consejo de administración de un banco. "Somos los nuevos Robin Hood, robamos a los pobres para dárselo  a los ricos". ¡Hombre, eso está ya más pasado que el Windows Vista!

Además, Gavras plantea una trama aburrida y complicada para explicar lo que es evidente, no produce escenas brillantes para tristeza de los dos espléndidos actores, sobre todo mi admirado Gabriel Byrne, amaga con algo de comedia y se marchita, quiere reírse del arribista protagonista y se le desmaya el sarcasmo en los labios. Sigue siendo un gran cineasta que sabe narrar con asombrosa facilidad, su puesta en escena es impecable, con espectaculares localizaciones donde brilla el glamour franchute, y es en general un director eficaz que, a la postre, parece reivindicar una manera de hurtar a la francesa frente a la rapiña anglosajona, tan falta de estilo.

Me imagino a los tiburones europeos asistiendo a la proyección con una sonrisa en los labios, palmeándose la espalda a la salida. "Konstantinos, Costa, mon ami, pas mal, pas mal."
alfonso

viernes, 23 de noviembre de 2012

Y recibí las peores noticias de tus labios

Dir. Beto Brant y Renato Ciasca
Act. Camila Pitanga, Gustavo Machado, Zecarlos Machado

Brasil, 2011













Novo Cinema brasileiro 40 años después
La historia de un triángulo en el universo cerrado de la gran Amazonía, filmado con espléndida fotografía, tanto analógica como digital, con mucha fuerza y el colorido que sólo puede prestar un país tropical con el empuje y la garra de Brasil.

Recuerda en algo a Orfeo negro que yo relaciono más con  Cocteau que con el primigenio film de Marcel Camus, y que inmortalizó su suavísima bossa nova en aquellos tiempos en que las mañanas eran tan azules como  más tarde se volverían los recuerdos. También recoge aromas del Cinema Novo de Glauber Rocha encarnado en los Cangaceiros que luchaban contra las guardias blancas de los fazendeiros y que veíamos en los colegios mayores en los que sorteábamos a duras penas la censura.

La película ganaría si no se tomara tan en serio a sí misma, si delineara mejor los personajes y afinara la historia, y le diera al menos la mitad del ritmo de su magnífica banda sonora.

Pero siempre es agradable oír falar portugues, ver cine de otras latitudes y dejarse arropar por el cuerpo sinuoso de Camila Pitanga que además de ser una mulatona de bandera -qué bandera no importa-, resulta ser una excelente actriz.
alfonso

sábado, 10 de noviembre de 2012

En la casa

 Dir. François Ozon
Act. Fabrice Luchini, Kristin Scott Thomas, Emmanuelle Seigner















El penúltimo de la fila
A partir de los cincuenta hay que hacer caso siempre a los prejuicios, porque a esa edad ya se han fundamentado con solidez. Así, luchaba contra la voz interior que me aconsejaba no ir a ver una película francesa que versa sobre la burguesía, menos aun si se trata de burguesía rural o de ciudad de provincias. Para colmo, el director se reclama admirador rendido de Eric Rohmer. Sólo falta Lelouch, -me dije al leer el programa de mano-, y me salgo antes de entrar.

A partir de un libro del dramaturgo Juan Mayorga, el director y autor de la película quiere tejer una historia desasosegante al estilo de Teorema de Pasolini, pero en gabacho, sobre un joven de clase obrera que se asoma y se cuela en una familia burguesa desde una perspectiva de narrador de historias, observador impenitente desde la última fila.

Lo que consigue es una historia aburrida, sin ritmo, minada de lugares comunes, con unas actuaciones aseadas e hidrófilas y unos personajes sacados de lo peor del imaginario de la Europa meridional, por ejemplo los ninots de las Fallas de Valencia. Sorprendentemente, -o no-, le han dado la Concha de Oro en San Sebastián.

Lo único que prometía es la historia, porque ciertamente atestiguo que existe esa atracción por la familia que no es la tuya.

¿Era mi pasión por la señora Gray, en sus comienzos, en cualquier caso, algo más que una intensificación de la convicción que todos teníamos a esa edad que las familias de nuestros amigos eran mucho más simpáticas, amables e interesantes ─en una palabra, más deseables─ que la nuestra?
John Banville, Antigua luz

alfonso

viernes, 2 de noviembre de 2012

Tres hermanas


Dir. Declan Donnellan, Nick Ormerod
Act. Compañía del Festival Internacional Chejov de Moscú

En ruso con sobre títulos

Rusia, 2006




Nunca pisaremos Moscú
Nunca había oído tantas veces la palabra "feliz" en una representación teatral. Probablemente el autor haya querido retratar así tiempos pre revolucionarios, de huida de la infelicidad también social, en el seno de una familia de la Rusia profunda que anhela dejar su vida provinciana de amores de tercera y ambiciones de cuarta, y llegar a la capital que todo promete. Como siempre, Chejov nos ofrece esa mezcla de optimismo al filo de la melancolía y el drama, tan cara al alma eslava.

Tres horas de espectáculo en ruso con sobretítulos, de la mano de los ingleses Declan Donellan y Nick Ormerod, fundadores de Cheek by Jowl, y de una compañía brillantísima, que merced a una depurada técnica, fruto del trabajo y también de cierta improvisación- método Stanislavski puro, coetáneo por cierto de Chejov-, consiguen una desarmante naturalidad que conecta extraordinariamente con el público del Valle Inclán, en pleno barrio de Lavapiés.

En estos tiempos ya siempre post revolucionarios, estoy tentado a reconocer que los grandes maestros rusos nos siguen emocionando casi como cuando éramos adolescentes, aunque ya entonces habíamos dejado de soñar con Moscú.
alfonso





jueves, 1 de noviembre de 2012

El ladrón de palabras

Dir. Brian Klugman y Lee Sternthal
Act. Bradley Cooper, Jeremy Irons, Dennis Quaid, Zoe Saldana

EE.UU 2012












El manuscrito perdido de Hemingway
Quizá dos estrellas sean algo excesivo para esta película de dos directores muy primerizos, pero la historia las merece. ¿Qué haría un escritor al que no le publican ni los anuncios si se encontrara un manuscrito perfecto? En efecto, de eso trata la película que explota además -y bien-, casi todos los tópicos americanos de la escritura, París, Hemingway, la posguerra de la II Guerra Mundial... Sólo falta Salinger y su Guardián entre el centeno.

La película remolonea en dirección, plana y lenta, y en actuación, del previsible Bradley Cooper, el líder de Resacón en la Vegas, al que le va más la vis cómica que la dramática, hasta que aparece el genial Jeremy Irons que con sólo dos escenas, ambas memorables, hace que la cinta remonte el vuelo.

Se ve con muchísimo agrado, se le perdonan todos los defectos de primerizos del taller de Sundance, y se disfruta con los avatares del escritorzuelo, aunque se hace evidente que un personaje como el descrito sería incapaz de escribir la novela en cuestión atendiendo a uno de los mandamientos de Papá Ernesto: no se puede escribir de lo que no se ha vivido.

Por cierto, ¿qué haría un editor ante un manuscrito perfecto? 
Exacto, tirarlo a la basura.
alfonso

domingo, 28 de octubre de 2012

Argo


Dir. Ben Affleck
Act. Ben Affleck, John Goodman,Bryan Craston

EE.UU, 2012














Jugando a Frankenstein
La política exterior de los Estados Unidos siempre ha creado monstruos. Los talibanes para acabar con la influencia soviética en Asia Central, la dictadura griega o española y la podrida Democracia Mafioso Cristiana italiana para acabar con la influencia de la izquierda en el Mediterráneo o, como en el caso de esta película, el Sha y su consorte, reina del papel couché de la época, instalados por las corporaciones petroleras mediante un golpe militar que acabó dando lugar a los jomeinistas iraníes.

Aquí se cuenta -sin fuste alguno-, la historia recién desclasificada de la fuga de seis rehenes de la embajada estadounidense durante la toma de Teherán. Para ello la CIA monta una tapadera ridícula, un supuesto rodaje de una película de ciencia ficción en pleno Irán de los ayatolas.

Y en vez de tirar por clave de humor y farsa, Affleck elige un aparatoso armazón de suspense e intriga, cogido por los pelos y sin enganche alguno, con personajes más secos que un polvorón en el Sahara. Sólo se libra del desastre por la buena ambientación y la rigurosa reconstrucción documental.

Y no aprenden. Ahora apuestan por los mismos fundamentalistas suníes de AlQaeda en Siria para debilitar el chiismo iraní.
Hummm... ¿O se trata sólo de impulsar el complejo industrial militar doméstico y la venta de armas y el buen Frankie es sólo una marioneta más?
alfonso




sábado, 20 de octubre de 2012

Looper

Dir. Rian Johnson
Act. Bruce Willis, Joseph Gordon-Levitt, Emily Blunt, Pierce Gagnon














Tempus fugit
Uno siente la misma aversión por las distopías que atracción por las paradojas del tiempo. Como casi siempre van indefectiblemente unidas pues vas al cine a regañadientes, refunfuñando para uno mismo. En este caso ha podido más la parte positiva que la negativa gracias a una estupenda historia que juega constantemente y con mucho sentido con los bucles espacio temporales -de ahí el título en inglés-, respetando al espectador y su inteligencia.

A pesar del bajo presupuesto que hace, que como siempre, sea más positivo tirar de talento que de cartera, los escenarios y los recursos para pintar el sombrío futuro quedan muy resultones e imaginativos. Probablemente hayan tenido que trabajar más en la parte estadounidense que en Shangai donde el futuro es ya ominoso sin necesidad de afeites ni efectos especiales.

Todo lo demás, fotografía, música, actuaciones... son correctas pero pasan casi desapercibidas por el poderío de la historia, aunque destaque la actuación de  Bruce Willis haciendo de sí mismo y la del niño, y el lenguaje cinematográfico de un director capaz de beber en muchas fuentes, Terminator, Matrix, el Western...

Y como el tiempo vuela, acabemos con otro latinajo, Carpe Diem, que como dijo Mastroianni poco antes de morir: "La vida es un levísimo paseo".
alfonso

viernes, 12 de octubre de 2012

Cine mexicano serie B


10 postales de cine mexicano serie B, como poco... 
(Click en la imagen)


El fraude


Dirección y guión: Nicholas Jarecki
Act. Richard Gere, Susan Sarandon, Tim Roth, Brit Marling

EE.UU, 2012












Ha nacido una estrella
El propio Richard Gere que después de 60 años ha aprendido a actuar, bien respaldado por uno de esos elencos de actores secundarios norteamericanos, casi siempre perfectos. Excepto Laetitia Casta, la pobre, que con su figura ya un tanto ajada, recordemos que posó como símbolo de la República Francesa en el célebre busto de Marianne, presente en todos los ayuntamientos galos, no da la talla ni para este higiénico papelillo.

El guión es una pequeña pieza de orfebrería, que ajusta casi a la perfección, con tan sólo un par de mentirijillas para ayudar a su lógica interna, y la producción es todo un lujo de puesta en escena con una narración muy eficaz incluso para un director debutante.

Se pasa volando la hora y media larga asistiendo al backstage del auténtico capitalismo financiero y tiburonero, no como el de estos pagos, trufado de una patética galería de chorizos ávidos del pelotazo garbancero como los palurdos de Marbella o los mafiosillos del aeropuerto de Castellón o Ciudad Real, cuyo más glamouroso exponente podría ser... el sin par engominado Mario Conde.

Cuando la bancarrota amenaza en el horizonte es habitual que la familia que tan bien ha vivido, particularmente la enjoyada y ociosa ama de casa, se escandalice de los métodos del que lleva el abundante botín al hogar. Así, la hipocresía pone broche de oro a la tragicomedia bufa.
alfonso

domingo, 7 de octubre de 2012

Bel Ami

Dir Declan Donnellan & Nick Ormerod  
Act. Robert Pattinson, Uma Thurman, Kristin Scott Thomas, Christina Ricci...
Reino Unido-Italia 2012
Puntadas sin hilo
Los prestigiosos directores teatrales Declan Donnellan y Nick Ormerod, fundadores de Cheek by Jowl y directores de la Royal Shakespeare Company después de triunfar mundialmente en el teatro debutan en cine con desigual fortuna, sin haberse acoplado a un lenguaje distinto y tras haber escogido malos colaboradores: el director de fotografía, que no sabe regular la luz ni matizar los cielos y sobre todo el protagonista, el empalagoso vampiro de la saga Crespúsculo sólo apta para adolescentes núbiles. Además lo rodean de un elenco de grandes actrices que literalmente se lo comen en todas las escenas. Asimismo el montador no ha sabido explicar a la pareja de dirección que no hay que unir escenas como si se trataran de cuadros de teatro y que el cine tiene un tempo distinto y un hilo conductor de ritmo muy preciso.

Sí aciertan en la elección de la novela, un clásico de un gran escritor, Guy de Maupassant, eclipsado en su momento por su amigo Èmile Zola a las puertas del siglo XX, donde narra el ambiente de degeneración y oportunismo que lleva a Francia a su cenit colonialista en el norte de África, mientras en la metrópoli el arribismo y la falta de escrúpulos campean a sus anchas.

Rodada en Budapest, donde sobran los extras baratos y los palacetes bien conservados, destaca sobre todo por una prodigiosa banda sonora y el vestuario de las señoras malcasadas, como no podía ser de otra manera; de nuevo se me cuela un pleonasmo.
alfonso

viernes, 5 de octubre de 2012

Savages


Dir. Oliver Stone
Act. Benicio del Toro, John Travolta, Salma Hayek
EE.UU 2012




Dos hombres y un destino
Uno es Don Winslow, guionista y novelista de éxito con la recomendable El poder del perro, que como Murakami con Tokio Blues ha sabido convertir su primer y única novela de éxito en una franquicia. Ahora les publican hasta lo que escribe el peor de sus "negros", como por ejemplo esta infumable película.

El otro es Oliver Stone, una caricatura de sí mismo que hace mucho perdió el rumbo y que trata de seguir parodiando Platoon con su mezcla de violencia y rollito poshippie. Parafraseando a Marx, Carlitos, alguien debería decirle que cuando la historia se repite lo que una vez fue tragedia vuelve en forma de comedia. Y el destino de los dos caballeros antedichos es únicamente ganar pasta.

Del resto hay poco que decir, empezando por los actores y terminando por el guión o la dirección. Baste con señalar que lo mejor del engendro es oír el acento mexicano de Benicio del Toro hablando inglés de la frontera mientras se cachondea de su personaje.

Es la propia película, su trío, la que cita con descaro la original de Robert Redford y Paul Newman. Un trío que en la realidad sólo puede funcionar con dos hombres y una mujer. Lo contrario sería de locos o mormones idiotas, perdonen la redundancia, como el eximio Mitt Romney.
alfonso

sábado, 22 de septiembre de 2012

Mátalos suavemente

Dir. Andrew Dominik
Act. Brad Pitt, Scott McNairy, James Gandolfini, Sam Sheppard, Ben Mendelsohn...

EE.UU, 2012













Un Tarantino de los de antes
Es decir, antes de que accediera a las más altas cimas de la cretinidad y de creerse su propio personaje. Porque sin duda los diálogos de sus dos primeras películas, Reservoir Dogs y Pulp Fiction han influido en los  muy logrados de esta, que son realmente lo mejor junto con las actuaciones, en especial del gran -en todos los sentidos-, James Gandolfini.

Pero el novel director neozelandés abusa de los pleonasmos y para ilustrar que el sistema económico actual y la mafia se basan en los mismo principios y que la violencia y el crimen son los hijos legítimos del capitalismo nos mete de banda sonora los discursos de Bush y Obama al calor de esta crisis. Es como decir Christma de Navidad o terrorismo de Estado...

Mejor podria haber recuperado la canción de Roberta Flack que ha inspirado el título, como marco perfecto para los brillantes diálogos, que suceden en su casi totalidad en los coches, y la tenebrista puesta en escena en una Nueva Orleans nocturna donde no deja de llover.

Una antigua amiga decía que el mejor sitio donde poner un micro para enterarse de la vida de una persona era en su coche. Allí, en ese metálico útero materno, se bajan las defensas, se susurran los secretos, se cree uno a salvo del mundo.
Por eso yo no tengo coche.
alfonso

sábado, 15 de septiembre de 2012

The deep blue sea

Dir. Terence Davies
Act. Rachel Weisz, Tom Hiddleston, Simon Rusell Beale
Reino Unido, 2011














Abismo de pasión... inglesa
Puesta en pantalla de la obra de teatro de otro Terence,  Rattigan, se trata de una obra trágica sobre el amor con ribetes de drama victoriano, que aborda el corazón femenino como sólo un homosexual puede hacerlo, es decir, con gran sensibilidad, cierta rebeldía social y un punto almibarado. Y el director ha buscado una puesta en escena clasicista que en algunos momentos traspasa la fina línea que divide precisamente lo clásico de lo rancio.

Y ello se debe a una fotografía de luz cenagosa y grano duro que en escenas nocturnas produce un desenfoque que recuerda al gaussiano de Photoshop y que hace que uno se ajuste constantemente las gafas en busca de mejorar la calidad de unas imágenes muy hermosas, particularmente el excelente plano secuencia del metro donde los refugiados de los bombardeos de la II Guerra Mundial cantan -curiosamente- el himno dublinés Molly Malone.

Una película que nosotros disfrutamos con cierto distanciamiento y ellas con mirada húmeda, absorta y entregada, cómplice de los sufrimientos de una mujer que renuncia a todo por puro corazón.
alfonso

domingo, 9 de septiembre de 2012

El río que era un hombre

Dir. Jan Zabeil
Act. Alexander Fehling

Alemania 2011













Hipnosis de barracón de feria pueblerina
Bendecida por el gran Herzog al que imita descaradamente haciéndole un pobre homenaje, ha triunfado en todos los festivales en que ha concursado, especialmente en el de Donosti del pasado año, en la sección Nuevos Directores. Cosas más raras se han visto, sin ir más lejos el León de Oro de hoy a la última parida del coreano Kim ki Duk, Pietá, que no se la traga ni un estructuralista alemán en un receso de los Juegos Paralímpicos. Y lo digo con conocimiento de causa porque alguna de ese pavo ya me he tragado.

En esta, un guiri que milita como tal en pleno delta del Okavango, Botsuana, sale de excursión con un guía autóctono, y tras pasar una primera noche con el viajero fallece. Al espectador no le extraña que muera de puro aburrimiento después de la apasionante conversación que le da el germano, que hace que la Merkel parezca unas castañuelas cuando promete quitarles las pensiones, arrancar las semillas y fusilar a los niños de  los países PIGS.

Luego el guiri deambula por el delta más perdido que un abstemio en Salou, contacta con los locales, que no se muestran muy contentos de que se haya deshecho del cadáver, intenta cazar un cocodrilo que presuntamente se ha comido al muerto y cuando nos tememos lo peor, es decir, que la película dure otra hora y media más, nos lo encontramos en el avión de vuelta a casa.

Se anuncia como hipnótica y contemplativa y yo la encuentro más lisérgica, que sería la única manera de verla con cierto aprovechamiento.
alfonso

viernes, 7 de septiembre de 2012

El amigo de mi hermana

Dir. Lynn Shelton
Act. Emily Blunt, Mark Duplass, Rosemarie Dewitt
EE.UU.  2011














Tremenda babosada
Un chico se va a una isla del estado de Washington, a pasar unos días en una cabaña desierta y se encuentra una chica que es lesbiana. Se acuesta con ella y al día siguiente llega la hermana de la susodicha...
Lo que podría ser un mediocre, aunque sugerente, argumento de peli porno, se convierte en una aburrida e interminable película, tan políticamente correcta que hace de emético infalible. Sobre todo la escena final con el macho arrepentido, buscando el consuelo en la confesión y asunción de la culpa por tener pene y esperma. Y ahí se produce entonces la pota final del 25% de la sala, el público masculino.

Santificada por la crítica bienpensante y la santísima trinidad de los festivales indies, Sundance, Tribeca y Toronto, no hay por donde cogerla. Es aburrida, no tiene ritmo, desaprovecha el espectacular paisaje del noroeste estadounidense y está rodada a base de paleolíticos planos-contraplanos, que arroja un producto final primitivo y basto.

Pero todo hay que decirlo, a ellas, a las dos, sí hay por dónde cogerlas. En el sentido castellano y mexicano del término.

Si no digo algo parecido reviento...
alfonso

sábado, 1 de septiembre de 2012

Hara Kiri, muerte de un samurai

Dir. Takashi Miike
Act. Ebizo Ichikawa, Eita, Koji Yakusho
Japón, 2011








El samurai que hacía sombrillas de papel
Segunda película que llega por estos pagos del gran Miike, ver la anterior 13 asesinos, que homenajea sin tapujos el clásico de los 60 realizado por Masaki Kobayashi, a la vez que constituye todo un canto al periodo de cine canónico japonés de Ozu  y Kurosawa.

Al igual que su predecesora, plantea un ataque frontal contra el Shogunato, en este caso de la dinastía Tokugawa a finales del siglo XVII, que vino a concluir el periodo Edo de grandes y salvajes luchas feudales, para dar paso al periodo Meiji, que supuso la apertura de Japón y su despegue como potencia colonial de Asia. Pero también apunta directamente contra el Trono del Crisantemo, vigente hoy en día con la patética dinastía monárquica de los Hito y, sobre todo contra el neofascista ilustrado de Mishima que vino a reivindicar la subcultura samurai y su código de honor, el bushido, tras la derrota nuclear.

Especialista en coreografíar peleas a espada, Miike, rinde un homenaje a su predecesor a base de una fotografía cálida y prodigiosamente iluminada, con lentísimos travelling, una cuidada puesta en escena, -admírense sobre todo los kimonos- y una música tan refinada como el resto de la película.

Pero tampoco desdeña la violencia de un samurai que tiene que elaborar sombrillas de papel de cera para sobrevivir en las penurias de la oscura era medieval japonesa, a la vez que reivindica también la educación, los libros y al campesinado. 

Ecos de otros tiempos en esta época de vuelta a un neofeudalismo digital,  tan poco propicia para la lírica.
alfonso



sábado, 25 de agosto de 2012

Headhunters

Dir. Horten Tyldum
Act. Aksel Hennie, SynOve Macody Lund, Nikolaj Coster-Waldau
Noruega, 2011

El trailer












Pan, amor y empatía
Y todo por medir 1,68 en un país nórdico y tener una novia que le saca la cabeza. Al pobre cazador de talentos (headhunter) se le amontonan las deudas para tener contenta a su espectacular pareja y, claro, tiene que darse al robo de obras de arte, entre ellas un Murch, que parodia el robo de El Grito  ocurrido en Oslo hace unos años. Y de repente entre sus presuntas víctimas se encuentra otro ejecutivo que había sido mercenario profesional, es decir soldado de la OTAN en un cuerpo especial, otro tipo de headhunter, en este caso auténtico cazador de cabezas, para redondear el juego de palabras del título.

Lo mejor de este film que imita a Hollywood es el sentido del humor en el rito de paso que tiene que asumir el protagonista para valorar el verdadero amor de su pareja y su desapego de los bienes terrenales (sic), y asumir algo de empatía hacia el prójimo. Y otros detalles -mitad cínicos, mitad descacharrantes-, que merecen la pena, los policía gordos, el caso real de los GPS Tom Tom, el policía estrella de la Brigada de Arte...

Se deja ver, es de consumo rápido, tiene fallos de producción de primerizos, el paisaje es espectacular y la música horrible y en el fondo viene a decir que sólo el amor prevalece sobre la maldad y otras mentiras piadosas.

Como que se puede uno ligar a una modelo profesional noruega midiendo 1,68.
alfonso



lunes, 20 de agosto de 2012

105 mejores primeros planos


Un extraordinario vídeo de los 105 mejores primeros planos de la historia del cine

Una reñida batalla entre Terry Malick y Wong Kar Wai... y algunos otros.

viernes, 17 de agosto de 2012

Silencio de hielo


Dir. Baran Bo Odar.
Act. Ulrich Thomsen, Wotan Wilke Nohring, Katrin Saas, Burghart Klaussner...














Las tinieblas del corazón humano
Película difícil de ver por lo áspero del tema, entre la culpa, el duelo eterno hacia los muertos y los asesinatos de niños a manos de pederastas.
Una vez dicho esto, y que roza a veces lo morboso sin llegar a ser sucia, es de justicia reconocer que ese aire nórdico y luterano empapa al espectador hasta el sombrío y sequísimo final, que no admite ninguna concesión a la galería.

Tiene un reparto muy sólido desconocido por el gran público de aquí, pero muy famoso en el norte de Europa y el director borda su segunda película y desde luego a partir de ahora recordaremos su nombre. Porque no sólo cuenta muy bien la historia con unos personajes fínísamente hilados en terrenos tan pantanosos, sino que la fotografía espléndidamente en esos tonos ocres que el Instagram, la aplicación fotográfica del momento, ha puesto de moda, y filma con gran elegancia y un sentido exquisito del plano cenital.

Ciertamente se sale de la sala con ciertas mariposas en el estómago por aquello del poder de la imagen y la narración, pero, en realidad no asistimos a algo mucho más tremendo que lo que nos cuentan diariamente en los medios.
Lo que pasa es que Baran Bo Odar hurga en la herida y pone al género humano ante su espejo más deformado.
alfonso