sábado, 15 de septiembre de 2012

The deep blue sea

Dir. Terence Davies
Act. Rachel Weisz, Tom Hiddleston, Simon Rusell Beale
Reino Unido, 2011














Abismo de pasión... inglesa
Puesta en pantalla de la obra de teatro de otro Terence,  Rattigan, se trata de una obra trágica sobre el amor con ribetes de drama victoriano, que aborda el corazón femenino como sólo un homosexual puede hacerlo, es decir, con gran sensibilidad, cierta rebeldía social y un punto almibarado. Y el director ha buscado una puesta en escena clasicista que en algunos momentos traspasa la fina línea que divide precisamente lo clásico de lo rancio.

Y ello se debe a una fotografía de luz cenagosa y grano duro que en escenas nocturnas produce un desenfoque que recuerda al gaussiano de Photoshop y que hace que uno se ajuste constantemente las gafas en busca de mejorar la calidad de unas imágenes muy hermosas, particularmente el excelente plano secuencia del metro donde los refugiados de los bombardeos de la II Guerra Mundial cantan -curiosamente- el himno dublinés Molly Malone.

Una película que nosotros disfrutamos con cierto distanciamiento y ellas con mirada húmeda, absorta y entregada, cómplice de los sufrimientos de una mujer que renuncia a todo por puro corazón.
alfonso

No hay comentarios: