viernes, 15 de agosto de 2014

Una cita para el verano

Jack goes boating
 Dir. Phillip Seymour Hoffman
Act. Phillip Seymour Hoffman, Amy Ryan, John Ortiz, Daphme Rubin-Vega.



EE.UU, 2010, 91 minutos
El síndrome Bolaño
El autor chileno mexicano, por cierto excesivamente sobrevalorado, murió prematuramente con poca obra y desde entonces se publica cualquier cosa que pueda oler remotamente a él.

Hoy cae por la cartelera, en plena canícula y con nocturnidad, la única película dirigida por el actor más sobresaliente del siglo, el Orson Welles del XXI. Se trata de la adaptación de una obra de teatro off Broadway, es decir estilo Greenwich Village, indie y de bajo presupuesto, que había llevado a escena con cierto éxito LAByrinth, un conjuntado grupo de actores, capitaneados por el rubio gordito.

Puede funcionar bien en las tablas, pero pierde peso en la pantalla, por el minimalismo de la trama, -dos parejas, una en composición y la otra en descomposición-, y porque es una obra puramente actoral que se basa en las distancias cortas y el directo.

Pero ahí surge el monstruo que le hacía desaparecer en el seno de sus personajes y se apropiaba de su cuerpo y su alma para resucitar en el cuerpo de ese Frankestein.

Quizá el alimento de ese monstruo fuera lo que le mató. ¡Quién sabe! Desde luego fue una desgracia para nosotros, sus allegados... en todo el planeta.
alfonso

No hay comentarios: