viernes, 19 de junio de 2015

Viaje a Sils Maria

El funéreo peso de la edad
 Dir y guión: Olivier Assayas
Act. Juliette Binoche, Kristen Stewart, Chloë Grace Moretz...

Francia, Suiza, Alemania, 2014

124 minutos
El funéreo peso de la edad
Ahora que la generación creada por las nuevas tecnologías viene empujando y apartándonos del camino para repetir los errores y no lograr muchos de los aciertos, conviene tomar nota de esta irregular pero magnética película protagonizada por la inmensa Juliette Binoche.

A una actriz famosa y madura se le ofrece repetir la obra teatral que hizo cuando tenía 18 años, pero cambiando el personaje, haciendo ahora de madura enamorada de una niña postadolescente que interpreta una de estas actrices aupada por Internet y sus propios escándalos, cuidadosamente planificados.

Esto le da juego al director y guionista para dibujar varias capas de realidad, el de la trama de la película, el de la obra de teatro, y el de la atracción que siente por la gran actriz su ayudante personal cuando le pasa el papel, la vampirillo de Crepúsculo, que le aguanta bien el tipo a la Binoche. Se da la ¿coincidencia? de que la otra jovenzuela también jugó a Drácula en Déjame entrar. O sea, los no muertos como Christopher Lee.

Al fotógrafo de los Alpes suizos que filma con luz quemada la leyenda de la Serpiente de la Maloja, habría que matarle. Lentamente. Al que mete una magnífica música clásica en los momentos más desafortunados, también, pero con eutanasia. Y al director, un ex Nouvelle Vague autor de la pedestre Carlos, habría que recordarle que hay una cosa que se llama elipsis y que le sobra todo el epílogo.

Al margen de eso, una película que recomiendo fervientemente, dos horas de goce por el tema teatral y por la interpretación. Y para comprobar cuándo a uno le cayó su edad encima, si en la crisis de los 40, de los 50, de la menopausia y la Viagra; o sencillamente la de los 59, una edad de la que no hay que apearse jamás para que aparezca así en tu lápida o si te quemas, en la esquela.
alfonso

No hay comentarios: