jueves, 4 de abril de 2013

El hijo del acordeonista

 Dir. Fernando Bernués
Act. Aitor Beltrán, Joseba Apaolaza, Vito Rogado, Anke Moll, Iñaki Rikarte, Mikel Losada, Asier Hernández, Amancay Gaztañaga, David Pinilla y Mireia Gabilondo...

Autor: Bernardo Atxaga

Centro Dramático Nacional, 2013


La música del fondo del mar (Cantábrico)
Ser vasco no es ningún chollo. Inmediatamente que te reconocen te tienes que posicionar sobre el conflicto, sobre el Athletic, y el bacalao al pil pil. A Atxaga le llovieron los palos en 2003 cuando publicó la novela por la presencia de un traidor a la causa y en la actualidad nos dan la matraca todo el día con la reconciliación. 

La obra ahora llega con la etiqueta de reunir a tres teatros de diferente ideología, lo cual no deja ser mentira, porque la derecha nacional no tiene ideología sino puesta en  escena, y la derecha nacionalista exhibe sus señas de identidad entre nikis de Fred Perry y sus chalets de Neguri Las Arenas. 

La obra, escrita por Atxaga en 2003, narra la historia de dos amigos que comienzan a militar en ETA a comienzos de los años 70 y uno de ellos, el hijo del acordeonista, traiciona a su compañero y a la organización. Tras una separación de treinta años, los antiguos amigos se reencuentran para ajustar las cuentas del pasado.

Y a pesar de sus buenas intenciones, rezuma ingenuidad y amateurismo por los cuatro costados. Por la puesta en escena, con esos cortinones funcionalistas y esa iluminación de guateque de los 60'. Por una actuación muy discreta, excepto Amancay Gaztañaga. Por el atrezzo que canta hasta la inocencia con un libro escrito en los 70 ¡con código de barras!  Por la música, pelín ominipresente y a ratos pejiguera.

Pero cuenta, aunque a trompicones mal hilados, una buena historia con un buen texto. La de la resistencia vasca frente a la brutalidad de una posguerra de 60 años y el principio del fin del conflicto entre la música del acordeón que nos trae a la memoria y la nariz las sales del fondo del mar, el olor a manzanas de los caseríos.
alfonso


No hay comentarios: