sábado, 24 de abril de 2010

Final de partida

de Samuel Beckett

Dir. Krystian Lupa
Act. Jose Luis Gómez, Susi Sánchez, Ramón Pons, Lola Cordón
Teatro de la Abadía







El delicado sonido de la nada

Escrita alrededor de 1956, pura posguerra europea, este callado y enorme a la vez artefacto minimalista y anarco nihilista, viene al pelo al periodo de entreguerras en el que nos hallamos sumidos.

Vuelven sus dos personajes de siempre -en este caso Clov y Hamm-, a no dejar títere con cabeza, envueltos en humo, miserias, sonidos del mar y los padres del tirano Hamm en sus ataúdes, el uno casi muerto, la otra apenas viva, testigos de la ruina moral que conforma el mundo.

Delicadísima puesta en escena, muy sofisticada, con un José Luis Gómez inmenso que entre susurros inaudibles, distanciamiento brechiano y frases despiadadas, va tejiendo una pegajosa tela de araña donde cae el espectador absolutamente hipnotizado. Sin embargo, sólo algunos aplausos corteses de un público de viernes noche.

Pero, dejemos hablar al tiránico autor, muñidor de todas las tramas del siglo:

No hay nada que expresar; nada con qué expresar, nada a partir de qué expresar; ninguna capacidad de expresar; ningún deseo de expresar y, al mismo tiempo, la obligación de expresar.

Eso digo yo...

alfonso

1 comentario:

Ana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.