sábado, 7 de julio de 2012

Viejos Tiempos

Dir. Ricardo Moya
Act. Ariadna Gil, José Luis García Pérez, Enma Suárez
de Harold Pinter
Sala pequeña de El Español













Recuerdos de cosas que nunca han pasado...
Preludio a Traición que vi en esta misma sala no hace mucho, nunca un texto tan aparentemente minimalista encierra tantas posibles interpretaciones, incluso ninguna. Para ello el gran Pinter se vale de silencios, frases como cargas de profundidad en su aparente futilidad, ensoñaciones y, a mi entender, fantasmas de sí mismo que le servirían para pergeñar su traición, es decir, levantarse a la mujer de su editor.

Una buena traducción que trasluce el inglés en la impostación y en ciertos pasajes, una pobre puesta en escena, con una moqueta de esas que dan grima, una dirección pausada y una buena actuación sobre todo de Ariadna, la nuca más sensual de Europa, los silencios y sobre todo la forma de escuchar más sugerentes de la tribu teatrera.

No hay nada mejor que exorcizar los demonios y hacer hablar los fantasmas que nos habitan a través de la escritura. Si además eres dramaturgo y oyes decir tus textos a buenos actores -una experiencia trascendente, que yo sólo he experimentado una vez con el guión de un documental-, te tienes que creer que eres inmune a los avatares humanos. Si además, te dan el Nobel...
alfonso

No hay comentarios: