domingo, 16 de agosto de 2009

Enemigos públicos


Dir. Michael Mann
Act. Johnny Deep, Marion Cotillard, Christian Bale












Cien por cien americano
Es decir, producción exuberante, espectáculo a lo grande, ambientación lujosísima, subordinación a los códigos de Hollywood... una joya del cine americano por excelencia. Un guión flojito y mentirosillo basado en una novela del montón, una dirección brillantísima a cargo de Mann, el mago de los tiroteos -hay que recordar Heat y su deslumbrante frase dicha por DeNiro a la chica, "Nunca emprendas algo que no puedas dejar en 30 minutos",- unos actores de lujo, un Depp enérgico y austero y una Cotillard -la Piaf-, maravillosa, junto con unos secundarios muy eficaces. Lástima que Christian Bale abuse de su afilado físico.

Aunque Dillinger es producto de la Gran Depresión, ésta no sale en una cinta que ilustra ese auténtico oxímoron de robar bancos, porque no se puede robar a quien es el mejor de los ladrones, como estamos viendo en esta actual depresión de baja intensidad.
Merece la pena las dos horas y media de gran cine, aunque sin pedirle peras al olmo. Por ejemplo, que Madof o nuestra Esperanza Aguirre sean catalogados de auténticos enemigos. Del público y lo público.
alfonso

No hay comentarios: