domingo, 31 de enero de 2010

Realidad


Dir. Natalia Menéndez
Act. Javier Cámara, María Pujalte, Juan Codina, Patricia Delgado
Teatro María Guerrero












Auténticamente british
Tom Stoppard es uno de los grandes junto con Harold Pinter y David Hare (presente en Madrid estos días en Escena Contemporánea). Aclamado autor de Shakespeare in love, pero para el que esto firma sobre todo de Rosencrantz y Guildestein han muerto, es uno de los bastiones de la escena británica, siempre deudora del más grande, el Bardo.

El Centro Dramático Nacional no se para en barras a la hora de la puesta en escena. Lástima que el derroche sirva para poco, con una ordenación del espacio escénico chapucera a base de cubos de gomaespuma que chirría junto a unas pantallas en que se proyectan escenas muy efectistas.

Los actores están flojos excepto Javier Cámara que aprueba con notable y mejorará con el tiempo. El texto es una maravilla de teatro dentro del teatro, muy afilado, gracioso, restallante y todavía vivo a pesar de que se le notan los años, más de treinta. Dentro se encuentran ecos de Lástima que seas una puta, del isabelino John Ford, de Wilde, de varios de los grandes autores de las islas.

Lo que uno no se explica es cómo un país con un clima tan infecto como su comida pueda producir dramaturgos tan maravillosos. O sí, quizá precisamente por eso.
alfonso

No hay comentarios: