viernes, 28 de noviembre de 2008

Juan Marsé, premio Cervantes

Juan Marsé, fotografiado hace treinta años.














Marsé, Cervantes a su pesar

Algunas citas a modo de homenaje admirado al más bizarro de los perdedores, para conmemorar un premio, que aunque merecido, acabará siendo alfabético.
  • Con el tiempo, unos quedarían como farsantes y otros como víctimas, la mayoría como imbéciles o como niños, alguno como sensato, ninguno como inteligente, todos como lo que eran: unos señoritos de mierda. Últimas tardes con Teresa

  • Sin embargo hoy puedo afirmar sin miedo a equivocarme que todo lo que hay de asocial en mí, se debe a que vivo en una sociedad asocial. Lo poco que hubo de solidario y civilizado en mi juventud se lo debo por entero al trato con los cuerpos desnudos y a cuanto hay en ellos de hospitalario, a un poco de alcohol y a una cierta, natural y obsesiva predisposición a lamentar no sé qué tiempo perdido o no sé que bello sueño desvanecido. La oscura historia de la prima Montse.

  • No ha tenido mucho gusto en haberse conocido, habría preferido pasar de largo de sí mismo, pero acepta resignado el saludo hipócrita del espejo y la broma pesada de la vida: al nacer se equivocó de país, de continente, de época, de oficio y probablemente de sexo. El Pais, Autorretrato.

alfonso






No hay comentarios: