viernes, 1 de julio de 2016

Demolition

Demolition
Dir. Jean-Marc Vallée
Act. Jake Gyllenhaal, Noami Watts y Chris Cooper...

EE.UU, 2016, 101 minutos


















Deconstruyendo tu personaje
Un guión no puede hacerse en torno a una sola buena idea porque se queda corto si no le das alas o creas historias paralelas. Sirve para abrir y cerrar, pero en el medio decae a plomo. Este es el caso, que el guionista ha querido tapar a base de acumular personajes frikies, amontonar escenas extravagantes y apilar otras de supuesto impacto emocional.

Un financiero de Nueva York tiene un accidente de coche en el que muere su mujer, joven, guapa y rica, y no es capaz de sentir nada. Ni siquiera derramar unas lágrimas en el funeral aunque lo intenta. A partir de ahí quiere desmontar su vida y su personaje para recuperar la sensibilidad emocional y una vida funcional a base a destruir cosas como alegoría -ramplona- del proceso.

La película aguanta por el buen trabajo del  protagonista, el vaquero gay de Brokeback Mountain, sólidamente flanqueado por la extraordinaria Noami Watts, innegociablemente alérgica al botox, el Photoshop y otros afeites analógicos y digitales, y el siempre recordado Chris Cooper, el inolvidable militar de American Beauty, pero el director de la flojísima Dallas Buyer Club tendría que facilitar a sus guionistas alcohol de mayor calidad y graduación.

Y sobre la pretendida alexitimia del protagonista debería tener en cuenta que no hay mayor emoción que no sentir ninguna. Eso que los Vulcanos, como Mr. Spock llamaban Kolinahr.
alfonso

No hay comentarios: