sábado, 2 de noviembre de 2013

Cuerdas

 Dir. Fefa Noia
Act. Quique Fernández, David Luque, Carlos Martos

Autora: Bárbara Colio


El Sol de York, Madrid
Aire, humo
Hay que tener mucho amor por el teatro para poner en escena un texto tan malo como éste, tan intrascendente, tan plano, tan vacuo, que promete mucho y apenas ofrece nada.

Una familia da para todos los conflictos, es mucho más entretenido que una pareja, que apenas sirve para un par de ellos, y acaban simplemente maltratándose de palabra, obra u omisión. O peor aún, de aburrimiento. 

En las familias los odios se cuecen a fuego lento y hay que superar un par de tabúes estúpidos para poder odiar con fundamento. Desgraciadamente la sangre no suele llegar al río.

Pues bien, no hay nada de esto en el texto de Bárbara Colio, una joven -no podía ser de otra manera-, que debe pensar que es una tragedia no salir de casa con la lazada de los zapatos bien amarrada. En su favor debo decir como atenuante que es de Mexicali, algo así como nuestra entrañable Murcia, ese rincón infecto que existe en la geografía de cualquier país.

La puesta en escena y la dramaturgia sobran para una obra tan discursiva, apenas cuatro butacas de línea aérea low cost, un machacón altavoz de aeropuerto y un par de cintas para ordenar las filas.

Hay que tener mucho amor por el teatro, insisto, para que, a pesar de todo, los tres actores -se echa en falta una mujer-, realicen tan buen trabajo, sobre todo Quique Fernández.
alfonso

P.D. Querida Bárbara. Date tiempo. Conforme avance la vida conocerás sin duda lo que es un verdadero conflicto familiar, por no hablar de los de pareja. Es la sal de la vida...

No hay comentarios: