viernes, 25 de septiembre de 2015

La camarera Lynn

La estrecha línea de la normalidad
Dir. Ingo Haeb
Act. Vicky Krieps, Lena Lauzemis...

Alemania, 2015, 90 minutos


















La estrecha línea de la normalidad
Una camarera de habitaciones de hotel tiene obsesión por la limpieza, las pertenencias de los huéspedes, que a veces se prueba, y por sus conversaciones y rutinas. Para ello se esconde debajo de las camas para espiar sus vidas. Un día un hombre lleva a una dominatrix de sadomasoquismo light y la voyeur se queda literalmente prendada y comienza con ella una relación.

Hasta aquí todo normal, dos adultos que consienten, curiosidad y deseo, y cada uno es quien es, no quien pretende ser. Pero el novelista - el guión parte de un libro-, tiene que teñir las circunstancias de anormalidad, de rareza y por ello la inventa un pasado brumoso, un internamiento en un centro de terapia, y algunas escenas que no vienen a cuento. Y una madre fría como un carámbano y distante, la típica madre de destrucción masiva, pero que aquí casi pasa desapercibida. Y ¡ale hop! la muchacha que tiene sus manías como todos y sus gustos sexuales como casi todos, ya ha traspasado la raya que a la mayoría le hace sentarse confortablemente encima de sus almas y sus familias.

El director cuenta la película minuciosamente, sin concesiones, con colores azules y rojos alternativamente según la pasión de la protagonista y las mortecinas luces septentrionales.

A la alemana. Aunque después del timo Volswagen eso ya no quiera decir nada.
alfonso

No hay comentarios: